jueves, 7 de febrero de 2019

CAPITULO 23

CONOCIENDO LOS DERECHOS FILIALES



Ninguna persona puede andar confiadamente en la mente renovada hasta que reconozca su posición legal en Cristo. Uno tiene que conocer sus derechos filiales. Yo soy un hijo de Dios, renacido del Espíritu de Dios. ¿Qué significa esta filiación para mí? Para entender esto tendré que saber lo que recibí cuando fui redimido, lo que obtuve cuando Dios me justificó. Tengo que descubrir qué es la justicia, qué es la santificación, y qué es el ministerio de la reconciliación. Tengo que entender todas estas cosas si voy andar con la grandeza y el poder de Dios.

Anteriormente hemos estudiado la redención y la filiación. Leímos que somos herederos de Dios y coherederos con Jesucristo. Sabemos que, con la redención, tenemos la simiente incorruptible de Dios nacida adentro y así tenemos vida eterna. Ahora, ¿qué de los demás beneficios?

Romanos 5:19:

Porque así como por la desobediencia de un hombre [Adán] los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno [Jesucristo], los muchos serán constituidos justos.

Si Dios, por medio de Jesucristo, constituye justa a una persona, entonces esa persona es justa.
1 Corintios 1:30:Mas por él [Dios] estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención.
Si Dios nos ha dado estas cosas, tenemos la sabiduría de Cristo, su justificación, su santificación y su redención.

La palabra “santificado” quiere decir “ser puesto aparte”. Antes de que un hombre sea renacido del Espíritu de Dios, él es un hombre de cuerpo y alma; eso es todo. Pero cuando es renacido, él es separado por Dios para el cielo y ni siquiera el infierno puede impedirle que vaya.

Después de ser separado para el cielo, ¿qué viene con la justificación, la justicia, y los demás derechos filiales?
Filipenses 3:9:
y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley [Si usted guarda los diez mandamientos, no es hallado en él porque tiene su propia justicia por la ley.], sino la [justicia] que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe.
¿Cuán justo es Dios? El es Justo. Entonces, espiritualmente, un creyente es tan justo- tan libre del pecado-como Dios. Esto es lo que la Palabra dice.

Romanos habla de la justificación o la liberación de la penalidad del pecado. El contexto se refiere a Jesucristo.
Romanos 4:25:el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.
El texto “original” dice: “El cual fue entregado por nuestras transgresiones y resucitado cuando nosotros fuimos justificados”. Fuimos completamente liberados de la penalidad del pecado cuando Dios le resucitó. Romanos 3 dice que así como ningún hombre recibe justicia por la ley, tampoco es ningún hombre justificado por ella.
Romanos 3:20:Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.
Ninguna carne es justificada delante de Dios por la ley. Así que no importa con qué diligencia un hombre trabaje para guardar la ley, no importa cuántas veces él se arrodille y ore hasta el amanecer, él no va a ser justificado por estas acciones sinceras.
Romanos 3:21-25:
Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas;
la justicia de Dios por medio de la fe en [de] Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,
por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
siendo justificados gratuitamente [no de mala gana o con vacilación] por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,
a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados.
Romanos 5:1:Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.
Siendo justificados por la fe de Jesucristo, nosotros tenemos paz. La paz no es algo por lo que se trabaja; la obtenemos cuando le recibimos a él. Estamos en paz con él. Si renovamos la mente, estaremos en paz y actuaremos pacíficamente porque tenemos la paz de Dios.
Romanos 5:6-9:Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno [algún hombre] osara morir por el bueno.Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.
¿Cómo puede la gente enseñar que los cristianos tienen que pasar por la tribulación como está escrito en el Libro del Apocalipsis? Romanos dice categóricamente que hemos sido salvos de la ira venidera.
Romanos 5:10:Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.
Mire usted a 2 Corintios 5:17: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es”. No dice “Cristo en usted”. Cristo en una persona es salvación; una persona en Cristo es la mente renovada, la comunión que uno tiene con él.
2 Corintios 5:17,18:De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas [en la mente de uno]pasaron; he aquí todas son hechas nuevas [en la mente de una persona al grado que él está en Cristo, comunión].Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió [tiempo pasado] consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.
En los Evangelios Jesús tenía el ministerio de reconciliar a los hombres con Dios, Jesús dijo: “Yo edificare mi iglesia”. En la Administración de la Iglesia los creyentes renacidos, usted y yo, tenemos esta responsabilidad. Si él nos dio el ministerio de la reconciliación, somos responsables por su utilización, su operación, su funcionamiento. Nosotros que tenemos el ministerio de la reconciliación podemos sentarnos y no hacer nada. Pero a menos que otros sean informados sobre el nuevo nacimiento, sobre el espíritu santo y sus manifestaciones, a menos que se les diga lo que son sus derechos filiales, ellos nunca sabrán. Ahora usted y yo tenemos este ministerio.
2 Corintios 5:19:Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.
¿De qué me sirve tener el ministerio de reconciliarle a usted con Cristo a menos que yo tenga la Palabra para informarle cómo ser reconciliado, cómo ser salvo, cómo ser lleno del espíritu santo, cómo operar las manifestaciones, cómo renovar la mente de Cristo en nosotros para manifestar los frutos del espíritu santo, cómo creer para que sus oraciones sean respondidas, cómo andar? Note usted que Dios no nos ha dado la palabra de la reconciliación; El nos la encargó. Si El nos la encargó, nos la entregó completamente, Dios se limitó a usted y a mí en esta administración.
2 Corintios 5:20,21:
Así que, somos [no cuando muramos, sino en este momento] embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.
Al que no conoció pecado [a Jesucristo], por nosotros [Dios] lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.
El versículo 20 dice: “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo…” ¿Por qué no comportarse como un embajador? Si el presidente de su país le llamase para ser un embajador, usted saldría a comprar un esmoquin nuevo y una corbata negra. Compraría un paraguas nuevo y un sombrero de copa nuevo, nuevas maletas, y los otros accesorios. ¿Por qué? Porque usted ha sido comisionado para representar mejor a su nación.

Cuando usted es renacido del Espíritu de Dios, la Palabra dice que usted es un embajador en nombre de Cristo. ¿Sabe usted cómo luce el embajador cristiano típico? Luce aplastado con todos los pecados del mundo y completamente vencido mientras “lleva su cruz”. Está desanimado, malhumorado y derrotado. No se sorprenda de que nadie se acerque para oír el mensaje de este embajador. El no podría entusiasmar ni siquiera a un ratón hacia un tarro de basura, mucho menos interesar al mundo seglar en su reconciliación con Dios. Si ser cristiano es un trabajo tan difícil, poca gente será impresionada por su ejemplo paupérrimo.

¿Cuándo vamos a creer nuestros derechos filiales? ¿Por qué no caminar por las calles en nuestras comunidades, en nuestras ciudades, en nuestros pueblos, en las varias regiones de nuestros países con nuestras espaldas rectas y nuestras cabezas en alto y decir: “Yo soy un hijo de Dios. Soy embajador para el Señor Jesucristo. ¿Cómo está usted esta mañana? Bueno, ¡yo estoy maravillosamente bien!”? Hemos llegado a acostumbrarnos tanto a ver al cristiano promedio apesadumbrado y derrotado que nadie proyecta la actitud del embajador de Dios con derechos filiales. Usted y yo somos lo que la Palabra de Dios dice que somos, tenemos lo que la Palabra de Dios dice que tenemos y seremos lo que la Palabra de Dios dice que seremos. Y ella dice que somos hijos de Dios.
1 Juan 3:2:Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
Además de ser embajadores, como creyentes también somos llamados a ser mensajeros, testigos, soldados y obreros. Como mensajeros debemos, como Epafrodito, ministrar a las necesidades de los demás.
Filipenses 2:25:Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades.
Como testigos debemos informar a otros sobre Cristo. Nuestra responsabilidad como testigos es muy extensa y exigente.
Hechos 22:15:Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído.
Hechos 1:8:Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Como soldados de Cristo no debemos enredarnos indebidamente en lo trivial de esta vida, como nos advierte 2 Timoteo.
2 Timoteo 2:3,4:Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.
Pero nosotros debemos pelear una buena batalla según amonesta 1 Timoteo.
1 Timoteo 6:12:Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.
El lenguaje figurado de soldados y de lo militar se encuentra a través de toda la Biblia. Tal vez el consejo más crítico para nosotros como guerreros de Cristo se nos da en Efesios.
Efesios 6:12:Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo [mundo], contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
Nuestra batalla no es física, es espiritual. Por lo tanto tenemos que equiparnos con armadura espiritual para pelear contra las potestades de maldad.
Efesios 6:13:
Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
Como obreros trabajamos con Dios, según lo dice 1 Corintios.
1 Corintios 3:9:Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.
Nosotros laboramos en muchos aspectos de la vida cristiana; pero nuestra responsabilidad más fundamental como obreros es la base de este curso de discipulado.
2 Timoteo 2:15:Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
Además de ser embajadores, mensajeros, testigos, soldados y obreros, se nos ha dado el ministerio de la reconciliación, y se nos ha encargado la palabra de la reconciliación. ¿Cuándo vamos a declarar lo que dice la Palabra sin preocuparnos de lo que puedan decir los vecinos? Tenemos que renovar la mente a lo que dice la Palabra, no a nuestros vecinos.

Por esto es que murió Cristo; por esto es que Dios dio a Su Hijo unigénito. Usted y yo deberíamos tener la valentía de declarar lo que dice la Palabra de Dios. Vea Colosenses.
Colosenses 2:6,7:
Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él;
arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.
Efesios 1:17-23:Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,
alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él nos ha llamado, y cuales las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,
y cual la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,
la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,
sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo [mundo], sino en el venidero;
y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.
El tener la mente renovada mientras nos mantenemos firmes en nuestros derechos filiales es la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos. Cuando nosotros pongamos la mente de Cristo en nuestras mentes, y empecemos a vivir a su manera, no solamente serán abundantes nuestras vidas, sino que las vidas de otros serán cambiadas por nuestro ministerio de reconciliación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario