martes, 13 de mayo de 2014

NUEVO NACIMIENTO PARTE 2



NUEVO NACIMIENTO
Privilegio, realidad, responsabilidad
Parte 2

Ninguna persona va más allá de lo que cree del mismo modo que nadie puede creer mas allá de lo que aprende y sabe. Por ello sería imperativo para las personas aprender directamente de la Palabra de Dios como renacer y luego continuar estudiando y practicando –como hijo de Dios- las ilimitadas posibilidades que se le presentan.

Romanos 10:9 y 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Cuando una persona confiesa con su boca a Jesús como señor y cree en su corazón que Dios lo levantó de los muertos, Dios crea dentro de la persona espíritu santo. Antes de esta transformación la persona es solamente de cuerpo y alma. La palabra “corazón” en el versículo significa la parte más íntima del ser.

Una vez hecha esta confesión y acto de creer la persona tiene vida eterna en si, es salva, es hija o hijo de Dios, está completamente completa debido a que a partir de ese momento es cuerpo, alma (que ya era antes de renacer) y espíritu. Este es el milagro del nuevo nacimiento.

Colosenses 2:10:y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

Cuando uno está completo es por que no le falta nada. Si una persona está completa en virtud del nuevo nacimiento entonces quiere decir que no estaba completa antes de eso.

Efesios 2:8 y 9:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 
Renacer del espíritu de Dios no es grandeza de nadie excepto de Dios mismo. Lo único que tiene que hacer la persona de cuerpo y alma es confesar y creer. Por eso es por gracia, de manera inmerecida, gratuita para la persona que cree y confiesa pero no para Dios que tuvo que dar a Su unigénito hijo para que esta realidad del nuevo nacimiento esté disponible para el que cree.

Efesios 4:7:Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. 
Nos fue dada gracia no conforme a otra medida sino conforme a la medida del don de Cristo. ¡Vaya medida para darnos gracia!

Cuando uno renace del espíritu de Dios uno tiene la fe de Jesucristo que es la misma para todos, ninguno tiene más y ninguno tiene menos.

Romanos 3:22-24:la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús 
Ahí está clarito como el agua. La justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos… los que creen.

Romanos 12:3:3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

Gálatas 2:20:Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Una vez que una persona confiesa y cree según Romanos 10:9 y 10; es hijo de Dios con todos los privilegios de acceso a todas Sus promesas. Todo hijo renacido tiene el derecho legal y  oportunidad de recibir lo que Dios ha hecho disponible. Todos tenemos la misma justicia la misma medida de fe y la misma perfección delante de Dios.

Si usted cree que lo que Dios promete, El puede cumplir entonces verá prodigios maravillas y señales en su vida. Uno tiene que creer que Dios no sólo puede sino también es deseoso de hacer lo que ha prometido.

Efesios 1:7:7 en quien [Jesucristo] tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia.

La redención la tenemos no en virtud de nada que hayamos hecho sino por su sangre y también tenemos perdón de pecados. Éste versículo de la Escritura dice que hemos recibido redención dentro del paquete de la salvación; así que eso es lo que hemos recibido. Mejor que lo creamos de tal manera que actuemos conforme a eso. Dios es rico, muy rico en gracia.

Colosenses 1:13 y 14:13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, 14 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

Esto es algo que ya fue hecho por nosotros: librado y trasladado… tiempo pasado. Si hemos sido librados de la potestad de las tinieblas entonces quiere decir que –ya sea que lo hayamos sabido o no- estábamos bajo la potestad de las tinieblas. Entonces ya mismo, ahora mismo podemos actuar como hijos de luz librados de aquellas tinieblas. Satanás (el amo de las tinieblas) ya no tiene derecho legal sobre el hijo de Dios por que le ha sido arrebatado por medio del trabajo completo y  finalizado de redención del señor Jesucristo.

Lo que Dios logró mediante el sacrificio voluntario de Su hijo cuando nos rescató del poder de Satanás nos lo podemos apropiar cuando creemos. Así que la próxima vez que un problema venga a nosotros como que lo miramos en los ojos y le decimos que se vaya por que ya no tiene poder sobre uno. Ya fuimos librados hace unos dos mil años en el calvario. El problema que sea fue clavado a la cruz. Cuando renacemos de Dios somos completos en todo sentido también físicamente si simplemente lo aceptamos.

Colosenses 2:9 y 10:9 Porque en él  [en Cristo] habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, 10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

Puedo gritar a los cuatro vientos que soy lo que la Palabra de Dios dice que soy y que tengo lo que la Palabra de Dios dice que tengo. Aquí dice que estoy completo en el. Eso estoy entonces.

La palabra completo[1] en arameo está conjugada en la conjugación con mayor intensidad y podría ser traducida mas adecuadamente como completamente, completamente, absolutamente completo en el.

Colosenses 1:12, , 21 y 22:12 con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz21 Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado 22 en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él.

Una vez más; nada hicimos. Esto fue obra del Padre celestial en Jesucristo a favor nuestro.

1 Corintios 1:30 y 31:
30 Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 32 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor. Colosenses 2:10-12:10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. 11 En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; 12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. Romanos 8:35-39:35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. 37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

He aquí parte de la grandeza de las tremendas realidades que vienen en el paquete del nuevo nacimiento que son un privilegio y que inspiran en el hijo de Dios la responsabilidad de actuar de acuerdo a lo que fue logrado por uno y servir a los demás.

Romanos 6:4:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Este es el andar de la nueva naturaleza. Andar en vida nueva.

La salvación es un don, un regalo. No depende para nada de lo que uno renuncie, de lo que uno dé o de cuántos pecados confiese. No es necesario que uno haga algo o vaya a algún lugar a obtenerla pues uno puede encontrar a Dios en todos lados. La salvación no depende de lo que uno haga pues depende de lo que Cristo Jesús hizo por uno. Ser renacido es algo que uno recibe no algo que uno da. No hay nada que uno pueda o deba hacer excepto creer. Por eso dice en Efesios 2 que es don de Dios. Uno es hijo de Dios mediante la recepción del don directamente del corazón de Dios a uno. No depende de que uno confiese sus pecados o de lo que uno entregue o a las cosas que renuncie; sino de lo que Jesucristo entregó por uno siendo el nuestro sustituto.


Isaías 53:6:Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

Todos sin excepción nos descarriamos por eso estábamos perdidos y sin embargo Dios cargó sobre Su unigénito hijo nuestros pecados. Ya fue hecho no necesitamos volver a hacerlo. No es necesario confesar pecados o hacer buenas obras Dios nos da Su espíritu por gracia para que nadie se gloríe. El único requisito es simplemente creer que Dios hizo todo esto por uno y decir que Jesús es el señor y que Dios lo levantó de los muertos. Ese es el único requisito: creer, y creer es actuar sobre lo que la Palabra de Dios dice que El hizo por uno.

Romanos 5:1 y 2:1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Fuimos justificados por la fe de Jesucristo lo cual nos da paz para con Dios. Nos fue hecho. Ser hijo de Dios es algo que uno recibe no que uno da. Podemos estar firmes en la gracia por que se nos dio entrada. ¿Cuánto di yo para ser concebido y nacer de mis padres? Nada. Todo me fue hecho. Igual es con Dios. Eso es ser hijo de Dios, esa es mi filiación. Lo que yo haga después de nacer con mis padres y después de renacer con mi Padre Celestial eso es comunión que depende exclusivamente de mi. La filiación terrenal o la espiritual no se pueden perder. No dependen de mi. Lo que si puedo perder es la comunión por que eso no depende de simiente alguna sino mi andar, de mi conducta.

2 Corintios 5:21:Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.
 
Jesucristo no conoció pecado, no por que no lo haya visto alrededor suyo sino que no lo conoció en sí. Dios lo hizo pecado por nosotros. La salvación es un dar de Dios no hay nada que nosotros debamos dar o a lo que debamos renunciar para ser salvos. Somos hechos justicia de Dios en nuestro sustituto, el señor Jesucristo.

La Palabra de Dios es nuestro libro de cabecera para saber cómo vivir la vida que nos ha sido hecha disponible por que ahora tenemos un centro de referencia diferente a los cinco sentidos.

2 Corintios 5:7:(porque por fe andamos, no por vista)

Es una nueva manera de andar: por fe no por vista. Quiere decir que hacemos lo que la Palabra de Dios dice aunque no veamos el resultado por que es por fe no por vista. La Palabra de Dios dice que la sanidad está disponible entonces oramos por sanidad aunque no veamos el resultado de inmediato.

Cuando uno es hijo de Dios uno pertenece a Cristo y entonces es heredero de todo lo que Dios tiene disponible.

Romanos 8:17a:Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo...

Satanás fue derrotado por Jesucristo en la cruz de tal manera que nosotros somos los que podemos actuar como los triunfadores por que nos ha sido dado por Dios ese privilegio. ¡Somos co herederos con Cristo!

Romanos 8:11:Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

¡Qué herencia! También nos vivificará los cuerpos mortales

Como tenemos el espíritu de Dios en nosotros existe la responsabilidad como respuesta amorosa al Padre de renovar nuestras mentes con la nueva información que proviene de Dios en Su Palabra.

Efesios 4:22-24:22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. 
Así es que uno puede cambiar su patrón de pensamiento y acción conforme a la nueva naturaleza.

Filipenses 4:8:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Cuando uno hace lo que la Palabra de Dios dice que puede hacer por su libre voluntad uno tiene los beneficios de las promesas de Dios. Nunca uno queda defraudado o avergonzado por haber creído.

Romanos 10:11:Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

Una vez mas: creencia es necesaria “que en el creyere..” Ninguna persona que crea en Dios es avergonzada jamás por eso podemos creer confiadamente en todo lo que el Padre celestial dice que somos, que tenemos y que podemos hacer cuando creemos. Somos hijos de Dios con el poder de nuestro Padre para servir.

Fin


Nota del  Autor

Toda la Escritura utilizada en este artículo es de la Versión Reina Valera 1960[2] a menos que se especifique algo en contrario.

Toda vez que se utilice una palabra de origen Griego será escrita en minúscula cursiva (Ej.: baptô). Y si se usara una palabra hebrea o aramea será escrita en mayúscula cursiva (Ej.: YARE). En ambos casos se puede utilizar la palabra raíz como cualquier otra forma gramatical de esa palabra en representación de la familia de palabras.

Debido a que los paréntesis se utilizan en el texto Bíblico; cada vez que exista una nota del autor estará colocada entre corchetes para diferenciarla.

Todas las citas de fuentes externas se notarán en esta otra tipografía para diferenciarlas del resto. Asimismo cuando la cita de la fuente sea de mayor longitud que la presentada en este artículo; se resumirá usando “...” indicando que hay mas información disponible para consulta en dicha fuente.

Las notas al final son una parte integral y necesaria del Estudio. Tienen el propósito de documentar, respaldar, ampliar, aclarar, o reforzar el tema que se trate.

Esta enseñanza somete a consideración del lector el tema que trata. Es mas bien en algunos casos un punto de partida que propone, orienta y -desde ya- concluye con lo que el autor ha estudiado y debido a eso presentado de las Escrituras. No obstante, la Palabra de Dios es simplemente inagotable. El único que no necesita revisión es Dios mismo y Su Palabra según fue originalmente inspirada. Pero nuestro conocimiento y entendimiento  de las distintas maravillas presentadas en la Palabra de Dios siempre pueden ser sometidas al escrutinio[3] del estudiante. Entonces, el presente trabajo es presentado al estudiante Bíblico como una ayuda, una fuente mas de consulta, de referencia y de estudio de la Palabra de Dios. La obra está lejos de pretender ser la única ni mucho menos la más sobresaliente obra de este tipo que exista. Ella no posee eminencia sobre ninguna otra ni es autoridad última sobre el tema. La autoría de la Palabra de Dios es la exclusividad del Padre Celestial y como tal es la fuente de conocimiento y autoridad única.

AUTOR: 
Eduardo Di Noto

EDITOR:
REV. RUBEN DARIO DAZA

NOTAS AL FINAL. BIBLIOGRAFIA UTILIZADA Y/O RECOMENDADA:
The New Dynamic Church, Volume II. Studies in Abundant Living. Victor Paul Wierwille, American Christian Press, The Way International, 1979




[1] The Bible Tells Me So, Volume I. Studies in Abundant Living. Victor Paul Wierwille, American Christian Press, The Way International, 1973, Página 94
[2] La Santa Biblia Antiguo y Nuevo Testamentos, Antigua Versión de Casiodoro de Reina (1569) Revisada por Cipriano de Valera (1602) Revisión de 1960. Sociedades Bíblicas Unidas, 1993
[3] Hechos 17:11

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada