viernes, 25 de abril de 2014

Cristo el Cordero Pascual. Parte 1




CRISTO NUESTRA PASCUA

1 Corintios 5:7:
Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, 
sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, 
ya fue sacrificada por nosotros.


La palabra pascua es un término religioso que procede del latín páscae, y éste a su vez del griego pascha formado a partir del hebreo PESACH  (que significa 'paso')[I]. La primera cosa en la búsqueda de entendimiento del significado de la pascua es recurrir al Antiguo Testamento. De esta manera podremos observar que el señor Jesucristo como el cordero pascual cumplió todos los requisitos a fin de poder redimir a la humanidad.

En Génesis capítulo treinta y siete comienza el relato de José un hombre de Dios que fue vendido por sus hermanos como esclavo y que finalmente fue a parar a Egipto donde se destacó como un excelente administrador primero delante de un alto jefe militar del Faraón y luego delante del mismísimo Faraón. Según pasó el tiempo como hubo hambruna en la tierra donde habían quedado su padre Israel con sus once hermanos, José los trajo a vivir con el a Egipto. Lógicamente con el transcurso de los años mueren Israel, José y el Faraón de aquella época. Los descendientes de Israel tienen hijos y estos a su vez mas hijos y así la población de los descendientes de Israel llegó a ser un número significativo que asustó a los egipcios e hicieron de ellos esclavos y los sometieron por muchos años. De éste pueblo sometido surgió uno de los hombres de Dios mas grandes de la humanidad llamado Moisés. A éste eligió Dios para liberar a Su pueblo de la esclavitud y llevarlos a la libertad de la tierra prometida. Una y otra vez Moisés pidió al Faraón que los dejara ir por el desierto hacia su suelo de destino y así una y otra vez el Faraón rehusó. Debido a esto se sucedieron una tras otra diez plagas[II] como consecuencia del rechazo del Faraón. En la última[III] de ellas ocurrió que todos los  primogénitos de las casas en las que no hicieran según las instrucciones precisas de Dios iban a morir. Así fue que hubo gran lamento en todo Egipto aquella noche por que en toda casa todo primer nacido en la casa tanto las personas como los animales había muerto. Para protegerse de esta desgracia Dios había instruido a Su gente, a través de Moisés que pintase con la sangre de un cordero –que iban a comer luego- los marcos y los dinteles de las puertas de tal manera que cuando pasase el “heridor” [IV] no muriera el primogénito de la familia.  De aquí el término pascua que significa “paso o pasar por encima” como pasar de largo. Al estar pintado el marco de la puerta con la sangre el heridor iba a pasar de largo. Aquí al cordero sacrificado con cuya sangre se pintó el marco de la puerta y luego les dio la fortaleza por haberlo comido se lo llamó “el cordero pascual”. Haciendo así el pueblo de Israel logró dos cosas: se protegió del heridor y obtuvo la fortaleza física necesaria para emprender el viaje desde la esclavitud a la tierra prometida.



Éxodo 12:1 y 2, 7-13, 21-28:
v.1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: v.2 Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año.
7 Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8 Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. 9 Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus entrañas. 10 Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quedare hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego. 11 Y lo comeréis así: ceñidos vuestros lomos, vuestro calzado en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente; es la Pascua de Jehová. 12 Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová. 13 Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.
21 Y Moisés convocó a todos los ancianos de Israel, y les dijo: Sacad y tomaos corderos por vuestras familias, y sacrificad la pascua. 22 Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana. 23 Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir. 24 Guardaréis esto por estatuto para vosotros y para vuestros hijos para siempre. 25 Y cuando entréis en la tierra que Jehová os dará, como prometió, guardaréis este rito. 26 Y cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué es este rito vuestro?, 27 vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró. 28 Y los hijos de Israel fueron e hicieron puntualmente así, como Jehová había mandado a Moisés y a Aarón.

Existen dos aspectos importantísimos acerca de este cordero pascual: su carne y su sangre. La carne debía estar cocinada y comida. Lo que hicieron al comer este cordero fue en realidad obtener la salud física y fortaleza que provee la comida. Cuando el pueblo de Israel salió de Egipto no hubo ninguna persona enferma entre ellos[v]. A la par que la carne les proveyó la salud, la sangre fue representativa de haber sido cubiertos del pecado.
Levítico 17:11:
Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.

Hebreos 9:22:
Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.

De acuerdo a Éxodo 12 esta pascua debía ser llevada a cabo en las familias de Israel. Primero debían seleccionar al cordero y sacrificarlo. Éste cordero debía ser de un año sin defecto. Su sangre puesta en un lebrillo y con un hisopo pintar los marcos de la puerta. La carne debía ser comida con hierbas amargas. Esta era la primera comida de la fiesta de siete días llamada la Fiesta de los Panes sin Levadura.

Números 9:12:
No dejarán del animal sacrificado para la mañana, ni quebrarán hueso de él; conforme a todos los ritos de la pascua la celebrarán.

Éxodo 12:10:
Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quedare hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego.

No debían quebrar ningún hueso y si sobraba algo de carne había que quemarla. Este evento debía ser celebrado anualmente. La segunda vez que la pascua fue celebrada fue en el desierto y se llevó a cabo de la misma manera que la primera[vi].

Una vez que los hijos de Israel entraron en la tierra prometida, Dios le instruyó a Moisés que les declarara los procedimientos para las próximas pascuas incluyendo algunos cambios.

Deuteronomio 16:1, 4-7,16:
1 Guardarás el mes de Abib, y harás pascua a Jehová tu Dios; porque en el mes de Abib te sacó Jehová tu Dios de Egipto, de noche. 4 Y no se verá levadura contigo en todo tu territorio por siete días; y de la carne que matares en la tarde del primer día, no quedará hasta la mañana. 5 No podrás sacrificar la pascua en cualquiera de las ciudades que Jehová tu Dios te da; 6 sino en el lugar que Jehová tu Dios escogiere para que habite allí su nombre, sacrificarás la pascua por la tarde a la puesta del sol, a la hora que saliste de Egipto. 7 Y la asarás y comerás en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido; y por la mañana regresarás y volverás a tu habitación.
16 Tres veces cada año aparecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la fiesta solemne de los panes sin levadura, y en la fiesta solemne de las semanas, y en la fiesta solemne de los tabernáculos. Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías; 17 cada uno con la ofrenda de su mano, conforme a la bendición que Jehová tu Dios te hubiere dado.

He aquí algunas cosas añadidas y también algunos cambios. El cordero debía ser sacrificado fuera de la ciudad. El lugar que Jehová eligió fue el área de Jerusalén que era la ciudad donde se encontraba el templo[vii].

Éxodo 12:1 y 2:
1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: 2 Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año.

El mes Abib era para la primavera de esa región del planeta y coincidía con nuestro calendario en el entorno de los meses de Marzo y Abril. Cuando el pueblo de Israel fue llevado cautivo a Babilonia a causa de la influencia de los babilonios el pueblo de Israel comenzó a llamarlo Nisán.

Ester 3:7 a:
En el mes primero, que es el mes de Nisán, en el año duodécimo del rey Asuero,…

Así que a partir de ahora lo llamaremos Nisán.

Éxodo 12:3-6:
3 Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. 4 Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero. 5 El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6 Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes.
La instrucción de Dios a Israel era seleccionar el cordero pascual el 10 de Nisán. Tenían que separarlo del resto y cuidarlo hasta el catorce. Este período desde el diez al catorce era el período de preparación para la comida de pascua. El catorce era conocido como el día de preparación por que aquí se sacrificaba y preparaba el cordero.

Es importante recalcar que los orientales de aquellos días contaban los días entre un atardecer y el otro; no a las 0.00 o 24.00 hs. como nosotros. Desde ya que en las distintas estaciones del año la hora del atardecer cambia y así cambiaba el cierre de un día y el comienzo del otro. Por ejemplo en Éxodo 12:6 habla de “las dos tardes”. El cordero tenía que ser sacrificado el catorce antes de la caída del sol porque sería ya quince de Nisán.
Levítico 23:5:
En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehová.

Números 9:3-5:
3 El decimocuarto día de este mes, entre las dos tardes, la celebraréis a su tiempo; conforme a todos sus ritos y conforme a todas sus leyes la celebraréis. 4 Y habló Moisés a los hijos de Israel para que celebrasen la pascua. 5 Celebraron la pascua en el mes primero, a los catorce días del mes, entre las dos tardes, en el desierto de Sinaí; conforme a todas las cosas que mandó Jehová a Moisés, así hicieron los hijos de Israel.

Josué 5:10:
Y los hijos de Israel acamparon en Gilgal, y celebraron la pascua a los catorce días del mes, por la tarde, en los llanos de Jericó.
2 Crónicas 35:1:
Josías celebró la pascua a Jehová en Jerusalén, y sacrificaron la pascua a los catorce días del mes primero.

Esdras 6:19:
También los hijos de la cautividad celebraron la pascua a los catorce días del mes primero.

El cordero pascual debía ser sacrificado durante la tarde del catorce de Nisán. Después de esto el cordero debía ser preparado para ser comido.

 
Éxodo 12:8:
Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán.

El cordero pascual debía ser comido con panes sin levadura y con hierbas amargas. Habrían de comerlo esa noche después de la tarde pero antes de la medianoche[i] por que a esa hora pasó el heridor en Egipto. Es decir que la pascua debía ser comida en los primeros instantes del quince que coincidía con la primera comida de la Fiesta de los Panes sin Levadura. Las dos fiestas están muy relacionadas entre sí.


La preparación era para ambas fiestas. La misma involucraba limpiar la casa y el templo de toda levadura. También los Levitas[i] debían hacer una limpieza legal personal como debían hacerlo los otros participantes.

La Fiesta de los Panes sin Levadura comenzaba el quince y se extendía hasta la tarde del veintiuno. Era una fiesta de siete días. No debían comer panes con levadura. Además el primero y el último días de esta fiesta eran días de santa convocación, eran Sabats “especiales” por que no caían el sábado, en los que no podían hacer trabajo servil alguno. No hay indicación acerca de cuando debían comer las comidas dentro de la Fiesta de los Panes sin Levadura excepto por la primera que era justamente la de pascua.

Éxodo 12:15-20:
15 Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, será cortado de Israel. 16 El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación; ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer. 17 Y guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día saqué vuestras huestes de la tierra de Egipto; por tanto, guardaréis este mandamiento en vuestras generaciones por costumbre perpetua. 18 En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde. 19 Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, será cortado de la congregación de Israel. 20 Ninguna cosa leudada comeréis; en todas vuestras habitaciones comeréis panes sin levadura.
Una cosa mas a tener en cuenta entre las costumbres de la época son las “vigilias”. El período entre la puesta de sol y el amanecer estaba dividido en vigilias, no en horas. Lógicamente no existían relojes de cuarzo y si existían relojes de sol pero de inútil uso durante la noche. Así en el Antiguo Testamento cada vigilia duraba unas cuatro horas. En el Nuevo Testamento debido a la influencia romana se añade una vigilia mas quedando así divididas en cuatro vigilias de unas tres horas cada una llamadas: anochecer, medianoche, canto del gallo y mañana[ii]. El período diurno variaba en longitud dependiendo de la época del año y también en consecuencia variaba el largo de las horas. Otro detalle importante es que los días no tenían nombre sino número. Así el domingo era el primer día de la semana , lunes el segundo y así sucesivamente. El sábado era el séptimo día y era llamado Sabat.



Última semana del Señor Jesucristo
Mateo 12:40:
Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.
En general la tradición religiosa ha venido enseñando que Jesucristo murió el viernes llamado santo por la tardecita y resucitó el domingo por la mañana. Mateo dice que iba a estar tres días y tres noches en el corazón de la tierra. Si fuera que se cuentan solamente los días; y se quisiera incluir en la cuenta al mismo viernes, ahí un poco a la fuerza serían tres días. Pero si contamos las noches nos queda la noche del viernes y la del sábado que son solamente dos. Ahí no se cumplirían los tres días y tres noches que específicamente habla Mateo.
Mateo 27:46 a y 50:
Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani?...
50 Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.
La hora novena era alrededor de las tres de la tarde. Pero la cuenta de tres días y tres noches parte desde que su cuerpo es colocado en la tumba según el registro de Mateo 12:40.

Juan 19:31:
Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.

Como habla de día de reposo que era de gran solemnidad se ha confundido el día de la crucifixión como que esto ocurrió el día anterior al sabat semanal, el sábado, el séptimo día de la semana. No obstante Juan 19 no habla del sabat semanal sino de un sabat especial, un día de gran solemnidad. Éste día especial puede caer cualquier día de la semana aunque no sea sábado como navidad puede caer cualquier día de la semana aunque no sea el domingo. Anteriormente leímos en Levítico que el quince era un día solemne por que era el comienzo de la fiesta de los panes sin levadura. La noche de ese día el pueblo de Israel celebraba comiendo la comida de pascua.

Eso era el quince. Entonces la preparación para la Pascua era el día anterior, el catorce que fue el día que el señor Jesucristo murió. Como ese día posterior a la preparación de la Pascua era un día solemne pidieron que los cuerpos de los condenados fueran bajados de las cruces para ser sepultados.

Lucas 23:52-54:
52 fue a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús. 53 Y quitándolo, lo envolvió en una sábana, y lo puso en un sepulcro abierto en una peña, en el cual aún no se había puesto a nadie. 54 Era día de la preparación, y estaba para comenzar el día de reposo.

Aquí queda claro que el cuerpo de Jesucristo fue sepultado entre mas o menos las tres de la tarde y el atardecer del catorce de Nisán.
Juan 19:41 y 42:
41 Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno. 42 Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.

Marcos 15:42:
Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo,
No cabe duda alguna que Jesucristo murió la tarde del catorce y que su cuerpo fue colocado en una tumba antes del anochecer de ese día.

Ahora tratemos el tema de los tiempos de su resurrección.

Lucas 24:1-6:
1 El primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las especias aromáticas que habían preparado, y algunas otras mujeres con ellas. 2 Y hallaron removida la piedra del sepulcro; 3 y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. 4 Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes; 5 y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? 6 No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea.

El primer día de la semana es el domingo. Las mujeres llegaron temprano ese día y el cuerpo ya no estaba, Jesucristo había resucitado. Eso no quiere decir que había resucitado ese domingo de mañana.

Marcos 16:2 y 6:
2 Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol.
6 Más él les dijo: No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron.

Juan 20:1:
1 El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro.

Ninguno de estos registros dice que se haya levantado el domingo a la mañana. Lo que sí dicen es que cuando llegaron ya había resucitado. En Mateo 12:40 dice que Jesucristo debía estar en la tumba tres días y tres noches, es decir un período completo de setenta y dos horas. Siendo que Jesucristo fue sepultado el catorce de Nisán  después de las tres de la tarde y antes del atardecer y las mujeres llegaron al sepulcro el domingo muy de mañana y la tumba ya estaba vacía, entonces Jesucristo debió haber sido resucitado el día anterior al domingo es decir el sábado entre las tres y el atardecer. Si contamos para atrás desde la tarde del sábado tres días: viernes, jueves y miércoles. Es decir que el catorce de Nisán fue un día miércoles.


Mateo 16:21:
21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día

1 Corintios 15:4:
y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;

Mateo 17:23:
y le matarán; mas al tercer día resucitará. Y ellos se entristecieron en gran manera.
Un erróneo entendimiento de un versículo puede llevar a confusión. Este registro documenta un hecho ocurrido el domingo inmediato posterior a la resurrección. Había dos discípulos que regresaban a su ciudad Emaús y se les une el señor Jesucristo resucitado y ellos conversan con el sin reconocerle.

Lucas 24:21:
Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel; y ahora, además de todo esto, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido.

Si este domingo era el tercer día entonces el segundo era el sábado y el primero el viernes. Si así fuera querría decir que el día que el señor Jesucristo fue sepultado fue el viernes y hemos visto que no es así.

Hay otra versión de la Biblia[1] que traduce a este versículo de la siguiente manera:

Pero nosotros esperábamos que éste fuese el que estaba destinado a librar a Israel; sí y además de todas estas cosas, éste es el tercer día desde que ocurrieron estas cosas.

No dice “el tercer día que esto ha acontecido” sino el tercer día desde que ocurrieron estas cosas… Es decir que desde el momento que ocurrieron estas cosas pasaron tres días es decir ese era el cuarto día. Eso era justamente la desilusión de estos discípulos que habiendo pasado el tiempo legal de tres días completo su maestro no aparecía, entonces estaban regresando a casa.

El número tres -bíblicamente hablando- significa completo a plenitud[2]. Jesucristo no entró en alguna especie de coma sino que su muerte fue completa. Así que al ser resucitado por Dios después de tres días y tres noches Jesucristo fue resucitado de muerte completa a vida completa satisfaciendo así todo requisito legal.

Números 19:11 y 12:
11 El que tocare cadáver de cualquier persona será inmundo siete días. 12 Al tercer día se purificará con aquella agua, y al séptimo día será limpio; y si al tercer día no se purificare, no será limpio al séptimo día.

Levítico 7:17:
y lo que quedare de la carne del sacrificio hasta el tercer día, será quemado en el fuego.

Jonás 1:17:
Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches

Dios utiliza este evento con Jonás para ilustrar el tiempo que el señor Jesucristo iba a estar muerto. Jesucristo murió un día miércoles no un viernes y resucitó un sábado no un domingo. De ninguna manera esto significa que necesariamente uno no va a celebrar un viernes o un domingo la pascua.

Gálatas 4:9 y 10:
9 mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar? 10 Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años.

Así que claro que no será importante el día y la hora de la celebración pero si es importante saber la exactitud de lo que la Palabra enseña qué ocurrió y cuando y cuales fueron los beneficios obtenidos mediante el sacrificio del señor Jesucristo.

Al morir el miércoles a la tarde catorce de Nisán Jesucristo completó la ley siendo el cordero pascual. El murió por los pecados de la humanidad.

Juan 1:29 y 36:
29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
36 Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios.

Jesucristo era el cordero pascual. Entendiendo esto podemos apreciar la grandeza de nuestra redención.

1 Pedro 1:18 y 19:
18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación

Jesucristo fue el cordero pascual que murió a la hora exacta, la fecha exacta que los judeanos celebraban su sacrificio pascual anual y permaneció tres días y tres noches en la tumba.

1 Corintios 5:7:
Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.


Nota del  Autor

Toda la Escritura utilizada en este artículo es de la Versión Reina Valera 1960[3] a menos que se especifique algo en contrario.

Esta enseñanza forma parte de una serie de enseñanzas relativas a Jesucristo nuestro cordero pascual. Se recomienda el estudio conjunto de dichas enseñanzas junto con esta.

Toda vez que se utilice una palabra de origen Griego será escrita en minúscula cursiva (Ej.: pascha). Y si se usara una palabra hebrea o aramea será escrita en mayúscula cursiva (Ej.: PESACH).

Debido a que los paréntesis se utilizan en el texto Bíblico; cada vez que exista una nota del autor estará colocada entre corchetes para diferenciarla.

Todas las citas de fuentes externas se notarán en esta otra tipografía para diferenciarlas del resto. Asimismo cuando la cita de la fuente sea de mayor longitud que la presentada en este artículo; se resumirá usando “...” indicando que hay mas información disponible de consulta en dicha fuente.

Las notas al final son una parte integral y necesaria del Estudio. Tienen el propósito de documentar, respaldar, ampliar, aclarar, o reforzar el tema que se trate.

Este estudio fue basado en el libro Jesus Christ Our Passover[4]. Se alienta al lector a que estudie la profundidad de este tema directamente de este libro que es quizás el compendio mas exhaustivo conocido hasta nuestros días de los últimos días de la vida del señor Jesucristo y los beneficios emanados de su sacrificio por nosotros.


[1] Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, Bible and Tract Society of New York Inc. 1967, Pagina 1151
[2] Number in Scripture, Kregel, 1967, Página 107-122
[3] La Santa Biblia Antiguo y Nuevo Testamentos, Antigua Versión de Casiodoro de Reina (1569) Revisada por Cipriano de Valera (1602) Revisión de 1960. Sociedades Bíblicas Unidas, 1993
[4] Jesus Christ Our Passover, Victor Paul Wierwille, American Christian Press, 1980



[i] Éxodo 12:15; Números 9:6; 19:11-22; 2 Crónicas 29:4 y 5; Juan 11:55
[ii] Marcos 13:35


[i] Éxodo 12:29



[i] http://es.wikipedia.org/wiki/Pascua
[ii] Éxodo 9
[iii] Éxodo 12
[iv] Éxodo 12:23
[v] Salmos 105:37
[vi] Números 9:3
[vii] 1 Reyes 8:29, 9:3; 2 Crónicas 8:12-15, 351-19, Esdras 6:15-22, Lucas 2:41 y 42

3 comentarios:

  1. Tengo que decir que es el artículo más explicito que he encontrado para hablar de una manera clara y sencilla sobre el tema de la crucifixión y resurrección de Cristo. explicita referencia de los versículos de referencia, así como luna explicación básica sobre las versiones bíblicas que aluden a este tema. clara hermenéutica del tiempo y espacio en que ocurren los hechos y las personas envueltas. Muy buen trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente estudio Ruben Dario...muy buena exposición,muy buena explicación de los hechos que encierran la muerte y posterior crucificción del Señor Jesucristo.Queda muy claro el día real de su muerte y resurrección.

    ResponderEliminar
  3. Excelente estudio Ruben Dario...muy buena exposición,muy buena explicación de los hechos que encierran la muerte y posterior crucificción del Señor Jesucristo.Queda muy claro el día real de su muerte y resurrección.

    ResponderEliminar