miércoles, 6 de abril de 2011

El Pastor : Estoy Cansado !



Estoy Cansado!
Ya me cansé. Entiendo que en el mundo evangélico no se admite que un pastor confiese su propio cansancio. Conozco varios pasajes de la Biblia que prometen restaurar al débil y al cansado. Comprendo que el profeta Isaías enseña que Dios restaura las fuerzas de aquellos que no tienen ningún vigor. También estoy informado, de que Jesús nos invita a aproximarnos a Él a todos los que estamos cansados y cargados, porque Él nos hace descansar; por eso, desde ya me preparo para las censuras de los que se escandalizarán por mi confesión y me considerarán un derrotado. A pesar de todo, no consigo disimular mi estado: "yo estoy exhausto".

No, no me cansé con Dios o con mi vocación. Continúo entusiasmado por lo que hago; confieso que amo a Dios, así como a mi família y amigos. Permanezco lleno de esperanza. Mi fatiga nace de otras fuentes.

Estoy cansado con el discurso repetitivo y absurdo de los que mercadean con la Palabra de Dios y se enriquecen utilizando a la iglesia. Ya no soporto más que se sigan usando versículos del Antiguo Testamento que se aplican al Pueblo de Israel o para el pueblo gentil, para vender ilusiones y promesas a los que llenan las iglesias para  buscar alivio; pues se sabe que todo lo que fue escrito en tiempos pasados para nuestra enseñanza, se escribió, a fin de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras, tengamos esperanza. (Ro 15:4; 1Cor. 10:1-6 y vs. 11). Esa posibilidad mágica de revertir una realidad cruel me deja arrasado porque yo sé que es una propaganda engañosa; si “para nuestra enseñanza fueron escritas” (véase también 2 Tim. 3:16), esto no significa que los cristianos están bajo la ley de la Tora, como Pablo aclara en otro lugar (Ro 6:14; Rom 7:4). Significa que Dios espera que el Antiguo Testamento beneficie a cristianos instruyéndolos sobre el poder, la justicia y el amor de Dios para con su pueblo. Las promesas que los hijos de Dios debemos reclamar, la Iglesia del Cuerpo de Cristo se encuentran en el Nuevo Testamento, especialmente en las epístolas y las que van dirigidas a ella.

Me cansé con los programas de radio evangélicos en que los pastores ya no anuncian el Reino de Dios y los contenidos del evangelio, sino que gastan el tiempo haciendo alarde de sus virtudes y de las de su propia iglesia. Causa tedio tomar conocimiento de las infinitas campañas y corrientes de oración; todas buscando exclusivamente llenar sus templos. Considero los amuletos evangélicos horribles. Me cansé de explicar que hay una diferencia brutal entre la fe bíblica y las creencias supersticiosas.

Me canso con la lectura simplista que algunas corrientes evangélicas hacen de la realidad. Me siento triste cuando percibo que la injusticia social es vista como una conspiración satánica; y no como el fruto de una construcción social perversa. Ellos no analizan el pasado y no tienen en cuenta que esa injusticia lleva siglos de prejuicio, contaminando a los pueblos porque se ha perpetuado una economía falsa e injusta, privilegiando a las élites y menospreciando al pobre y al trabajador. No aguanto más los cultos de amarrar demonios, expulsar huestes satánicas o maldiciones hereditarias o principados que se encuentran en Colombia y los países de América Latina.

Me canso con la repetición fastidiosa de las teologías y enseñanzas sin ninguna creatividad ni riqueza poética. Siento vergüenza de los teólogos y pastores que se contentan en reproducir lo que otros ya escribieron hace siglos; que viven presos de los moldes de sus escuelas teológicas, (Institutos y Seminarios)  que no consiguen admitir que haya otros ángulos de lectura hermenéutica de las Escrituras. Que conviven con una teología lista para usar y que está de moda entre los evangélicos extranjeros, sin hacer un examen serio y profundo de su contenido y verificar a la luz de la Biblia y a nuestra realidad cotidiana. La aridez fundamentalista, fanática y la religiosidad supersticiosa entre ellos acaban con mis fuerzas.

Me canso con los moldes estereotipados de los pentecostales. Cómo es doloroso observarlos: sin una visitación nueva del Espíritu Santo, sin el frescor del aceite que cura, del beber de la fuente de agua viva... cada vez más secos como un desierto, infructíferos, llenos de espinas y cardos; y estancados como un pozo de aguas quietas, fétidas y lodosas. Sólo buscan crear ambientes espirituales con gritos y manifestaciones emocionales. No hay nada más desolador que un culto pentecostal con una coreografía preservada, pero sin la vitalidad espiritual. 

Me cansé de oír relatos sobre evangelistas extranjeros (y si hablan inglés mejor...) que vienen a Colombia; y de pastores, apóstoles locales, que "resoplan" sobre las multitudes. Siento tristeza por causa de ellos porque yo sé qué es lo que provoca que las personas "caigan sobre el poder de Dios" para después sacar fotografías o grabar en vídeos los acontecimientos y  luego levantar fortunas en los lugares que visitan, o en sus propias iglesias.
Me canso con los libros evangélicos traducidos al español; no tanto por las traducciones mal hechas, sino por los ejemplos que sacan de costumbres de países que no tienen nada que ver con nuestra realidad e idiosincrasia cultural. Ya no soporto más libros con diez leyes o veinte y algunos pasos para resolver cualquier cosa. No consigo entender cómo una iglesia tan vibrante como la Iglesia de Colombia, necesita copiar los ejemplos de allá del norte, dónde la abundancia es tanta que los propios profetas de sus países denuncian el pecado de la complacencia que existe entre los creyentes. Me cansé de tener que opinar si concuerdo o no con un nuevo modelo de crecimiento de iglesia copiado y que viene siendo adoptado en Colombia.

Estoy cansado con la falta de belleza artística de los evangélicos. Hace poco comparecí a un show de música evangélica y confieso que salí arrasado. La música era mediocre, el contenido de la letra sufrible y lo que es peor; se observaba un fuerte interés comercial por detrás del evento. Cuanta diferencia sentí el día en que me fui a escuchar música de Johann Sebastian Bach (1685-1750) -quién compuso música sacra sobre los últimos capítulos del evangelio de San Juan- interpretada al aire libre; en esta ocasión por la Orquesta Filarmónica de Bogotá en el Parque Nacional; ubicado en el centro de Bogotá. Bajo la batuta del maestro, subimos al Gólgota. El recinto se llenó de un encanto mágico ya desde los primeros acordes; cerré los ojos y me sentí como en un templo. Era como si el maestro fuese un sacerdote y nosotros, la platea; como una asamblea de adoradores. No conseguí contener mis lágrimas entre los movimientos de los violines, saxofones, oboes, clarinetes y trombones. Aquella belleza no era de este mundo. Envueltos en misterio, los allí presentes, trascendíamos la mecánica de la vida y nos transportábamos a donde Dios habita. Mis lágrimas en aquel momento también venían con pesar por el distanciamiento estético de la actual cultura evangélica, que se contenta con tan poca belleza.

Me canso de explicar que no todos los pastores son gananciosos, ni codiciosos y que las iglesias no existen para enriquecer su liderazgo aún siendo ellos mismos sus fundadores. Me cansé de darle explicaciones a las personas, todas las veces que hacía una transacción en nombre de la iglesia y  de tener que demostrar que la misma no está reportada en "datacredito" o que tiene alguna demanda jurídica por malos manejos financieros, que ésta no es rica y que vivimos con un presupuesto muy apretado. Confieso que no hay nada más desgastante tener que explicar a parientes y amigos no evangélicos, que aquel último escándalo publicado por un periódico de la ciudad por situaciones financieras vergonzosas, o que aquellas iglesias que se dividen por pastores ambiciosos y egoístas, no representan a la gran mayoría de pastores que vivimos dignamente y cuyo testimonio es intachable.

Estoy cansado con las vanidades religiosas. Es fatigante observar líderes que adoran cargos, que se auto-proclaman posiciones y títulos y se hacen llamar  apóstoles, o profetas de alto rango. Miro con desdén los artificios políticos que posibilitan las elecciones de ciertos líderes para posicionarse en los altos escalones del gobierno y de ciertas denominaciones. Estoy cansado con las vanidades académicas y con los títulos de diplomados, maestrías y doctorados que apenas enriquecen las hojas de vida y currículos ya que generan una soberbia loca. No soporto oír que una tal persona o un tal líder se auto-tituló de apóstol...  A Dios no le interesa su título, lo que realmente le importa es su conducta transparente y justa delante de Él y para con sus semejantes, de su familia, de su trabajo, de su comunidad y delante del mundo.

Ya me cansé con las preguntas que me hacen sobre la conducta cristiana  y  el  legalismo. Recibo llamadas y mensajes en mi correo electrónico de personas que me preguntan si pueden beber vino en la Santa Cena, o fuera de la Iglesia, usar "piercing", hacerse un tatuaje, maquillarse o usar lapiz labial,  si la minifalda es pecado, que si pueden hacer un tratamiento con acupuntura, si pueden ir a una discoteca, si el baile es pecado etc., etc. La lista es enorme y parece de nunca acabar. Estoy cansado con ese tipo de mentalidades pequeñas, que no salen de esas cuestiones tan insignificantes; y que no pueden pensar que el cristianismo es más que eso... por el contrario; es el que que se allega más a Dios y aquel que te hace mejor, más compasivo, más sensible, más desapegado de las riquezas y de este mundo, más amoroso, más humanitario, más responsable, más ético. Cansado de las personas que necesitan de cabestro y freno (Salmos 32:9), que no saben comportarse como hombres y mujeres libres y no consiguen caminar con los principios éticos bíblicos. Me parece intolerable convivir con aquellos que se acomodan con una existencia bajo el dominio de la ley y no del Amor.
 
Es por eso, que prefiero no participar de una maquina religiosa que fabrica iconos, para lanzarse como candidatos a varios puestos del gobierno. No lucharé por los primeros lugares en las fiestas solemnes patrocinadas por gente importante. No quiero ganar aplausos de auditorios famosos. En cambio, buscaré la convivencia de los pequeños grupos, priorizaré hacer mis invitaciones a los amigos más queridos para cenar juntos. Mi refugio será al lado de personas sencillas y humildes, pues quiero aprender a valorizar los momentos de paz y alegría que ofrece la vida. Leeré más poesía para entender el alma humana, más romances para continuar soñando y escucharé muy buena música para disfrutar de la vida y lograr así, que ésta se haga más bonita; porque no quiero seguir cansado, deseo que el pueblo  evangélico  y sus líderes religiosos se aproximen a Dios, quién es la fuente de agua viva.

Necesitamos arrepentirnos de nuestros malos caminos y andar por las veredas antiguas rectificando nuestra dirección porque nos están generando la muerte y la tristeza. Este es el tiempo de arrepentimiento y de regresar a  los pies de nuestro Señor Jesucristo. La restauración comienza con llanto, con quebrantamiento, apartándonos de nuestro pecado y deseándonos una vida más íntima con Dios. Necesitamos examinar nuestro corazón, necesitamos ser pesados en la balanza de Dios, necesitamos reconocer que una vida sin Dios es seca como un desierto, infructífera como tierra árida. Necesitamos sentir tristeza por nuestro enfriamiento espiritual y sentir vergüenza por la escasez de nuestros frutos. El juicio comienza por la Casa de Dios. No es suficiente apenas regresar a Dios superficialmente. Él no se impresiona con nuestros gestos escénicos ni con nuestras palabras elocuentes. Él conoce y sondea nuestros corazones. Necesitamos rasgar no nuestros vestidos y si nuestro corazón. El perdón es el resultado del arrepentimiento, la restauración es la consecuencia del quebrantamiento y la plenitud de la vida abundante de Dios en nosotros es el fruto de una búsqueda verdadera, intensa, perseverante y un corazón humillado. La lluvia viene sobre la tierra seca. El derramamiento del Espíritu, sobre aquellos que tienen sed de Dios.

SOLI DEO GLORIA.

Rev. Ruben Dario Daza

13 comentarios:

  1. Wao, he quedado verdaderamente sorprendido al leer cada linea, cada renglón de esta gran verdad. Bendita sea la GLoria de Nuestro Señor Jesucristo.
    Pastor Ruben, lo felicito y le expreso mi admiracion por este análisis detallado y completo de una situacion que no podemos esconder, y es una lástima que estas cosas pasen.
    Escribió Pastor JUvenal Castillo
    bienaventurado@hotmail.com
    Tanto el cuerpo ministerial como el pueblo esta acostumbrándose a recibir y a conformarse con el maná y están despreciando el mejor alimento: el Pan que sacia de bien nuestra boca y salta para vida eterna.
    Las viandas y el maná así como se reciben hoy,y se sacian, mas adelante tendran hambre, pero el Pan del cielo, nunca tendrán hambre ni sed jamás.

    ResponderEliminar
  2. Hola Papá, leí con atención todo el escrito, la verdad es que me pareció una visión cruda pero es la realidad visible del pueblo evangélico en Colombia, y como tú dices no somos todos, pero hay muchos que están en ese camino. La verdad es que me gustó, tiene una visión muy aguda de la realidad y perspectiva de la situación vigente. Me gustó esa parte que dice que el verdadero cristianismo es aquel que se hace más humano, mas gentil, más amoroso, más desprendido. Te felicito !

    ResponderEliminar
  3. Hola soy peruano, de la ciudad de Lima, estoy maravillado de leer su escrito, eres un profeta valiente que denuncia la injusticia de los líderes y a la iglesia evangélica conformista e ineficaz para dar frutos. Tienes una buena observación aguda y muy realista de la situación actual de los latinos. Porque si por allá llueve, por aqui no escampa, estamos en la misma situación. Lo felicito... continue asi mostrándonos el camino y denunciando con su voz en el desierto las artimañas del enemigo y un pueblo que se aprovecha de los evangélicos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Rev. Ruben daza, soy Jaime de Medellin, supe del artículo porque en la pagina social de facebook a través de un amigo salió su reflexión y análisis de la situación vigente de los evangélicos y los líderes. Como la forma en que escribes eres un teólogo con formacion pastoral, te veo como un pensador y analista critico de la sociedad evangélica. Por aqui en Medellin es la misma cosa, usted acaba de retratar un panorama desolador y triste mi pueblo cristiano y como dices que no somos todos asi, pero que afecta enormemente a pais y al pueblo de Dios. dios le bendiga. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  5. Pastor Ruben, le escribe el pastor Juvenal Castillo, desde Cartagena, Colombia.
    Completamente de acuerdo con lo que escribe en este mensaje. Quiero aprovechar por este medio para alertar al pueblo de Dios que en estos tiempo necesitamos un Evangelio Genuino, lleno en el poder del Espiritu Santo y no en Filosofías y teologías huecas, sutilezas, socialismo y humanismo. El verdadero hombre de Dios no necesita venderse al público como si fuese un show man, y por otra parte no necesitamos vendernos a nosotros mismos, sino llevar el Mensaje de las Buenas Nuevas, con la unción del Aquel que nos llamó de las tinieblas a su Luz admirable.

    ResponderEliminar
  6. De acuerdo completamente con su comentário Pastor Juvenal Castillo. Estoy consciente que la mayor necesidad del mundo es que existan hombres que no se vendan ni se compren; hombres que sean sinceros y honrados en lo más íntimo de sus almas; hombres que no teman dar al pecado el nombre que le corresponde; hombres cuya conciencia sea tan leal al deber como la brújula al polo; hombres que se mantengan de parte de la justicia aunque se desplomen los cielos.

    ResponderEliminar
  7. Pastor Ruben, es verdad lo que dices en este blog con relación al tema de "Estoy Cansado", también sé que muchos evangelistas y misioneros norteamericanos dejaron un gran legado en su país Colombia, tales como la evangelización a partir de los años de 1886 donde misioneros norteamericanos se establecieron en la costa de Colombia, el centro del país y en el sur, especialmente en Cali a través de instituciones como la Iglesia Presbiteriana, Algunas Iglesias Reformadas como la Luterana, La Metodista y la Iglesia Bautista. Ya a partir de 1919 empezaron a llegar iglesias de otras denominaciones y de origen norteamericano con otras corrientes teológicas como los pentecostales, tales como la Cuadrangular, las Asambleas de Dios y otras... Se que todos ellos contribuyeron para que el evangelio llegase a su País. Lamentablemente también se que han surgido muchos movimientos nuevos en Estados Unidos, Iglesias que nacieron del Pos-modernismo, las llamadas iglesias Pseudoiglesias y las que nos llenaron de herejías.No tienen control de sus cuentas, no hay un orden de culto, liturgias, no hay una fundamentación de la doctrina y sus dogmas son aquellos que surgen de esos movimientos que estan por ahí. Son ellos los que han causado un grande mal en su tierra como en américa latina, africa y paises como Estados Unidos y Mexico. Sin embargo creo que contra ellos es que su análisis está dirigido, verdad? No obstante admiro su valor, su mesura para decir las cosas, denuncia el pecado y lo bueno es que, dá una salida donde no hay otro camino que el del arrepentimiento. No los condena pero los denuncia, y la solución que dá es la más evangelizadora y la más cristiana que yo ya vi hasta ahora. Dios lo bendiga! Siga asi mi querido profeta y amigo pastor.

    ResponderEliminar
  8. Gracias mi querido Robert por tu comentário y aprecio. Si tienes razón. Las iglesias históricas de origen reformado y las de origen pentecostal son las que han luchado contra esas doctrinas enlatadas y que causan males de las que surgieron a mediados de los años 80 y 90 del siglo pasado. Lo que se quiere ver en el tema es la falta de identidad eclesiástica y doctrinária sobre los valores cristianos y éticos sobre espiritualidad y claridad teológica. Las Iglesias históricas se han resentido por tales movimientos y han caído en esa nueva onda donde valores y cristiandad se han desaparecido surgiendo y abriendo espacios a otras que no corresponden. Un ejemplo:
    1.En contraposición con las iglesias históricas, y las que surgieron en la posmodernidad es la época del desencanto, de lo estético y lo moral.
    2.Se produce un cambio en el orden económico capitalista, pasando de una economía de producción hacia una economía del consumo (teologia de la prosperidad).
    3.Desaparecen las grandes figuras carismáticas, y surgen infinidad de pequeños ídolos que duran hasta que surge algo más novedoso y atractivo.
    4.Los medios masivos y la industria del consumo masivo (de productos religiosos, esto es: ganarsen todas las promesas del A.T.) se convierten en centros de poder.
    5.Deja de importar el contenido del mensaje bíblico, para revalorizar la forma en que es transmitido y el grado de convicción que pueda producir.
    6.Desaparece la ideología como forma de elección de los líderes siendo reemplazada por la imagen.
    7.Hay una excesiva emisión de información (frecuentemente contradictoria), a través de todos los medios de comunicación.
    8.Los medios masivos se convierten en transmisores de la verdad, lo que se expresa en el hecho de que lo que no aparece por un medio de comunicación masiva, simplemente no existe para la sociedad.
    9.El receptor se aleja de la información recibida quitándole realidad y pertinencia, convirtiéndola en mero entretenimiento.
    10.Se pierde la intimidad y la vida de los demás se convierte en un show, especialmente en el contexto de las redes sociales.
    11.Desacralización de lo sagrado.
    12.Desmitificación de los líderes.
    13.Cuestionamiento de las grandes religiones.
    14.La iglesia se ha vuelto individualizada y sólo quieren vivir el presente; el futuro y el pasado pierde importancia.
    15.Hay una búsqueda de lo inmediato, el esperar no da resultados.A Dios se le ora obligando a que haga milagros rapidito.
    16.Se vuelve a lo místico como justificación de sucesos. Teologia del tumbado, la siembra y la cosecha, de la risa y carcajada...etc.
    17.Pérdidas de fe en la razón y la ciencia, pero en contrapartida se rinde culto a la tecnología.
    18.Los cristianos de hoy basa su existencia en el relativismo y la pluralidad de opciones, al igual que el subjetivismo impregna la mirada de la realidad.De ahí a la migración hacia nuevas iglesias donde se cree que allá hay poder.
    19.Despreocupación ante la injusticia.
    20.Existen divulgaciones diversas sobre la Iglesia y la creencia de un Dios, surgen nuevas doctrinas.
    21.Aparecen grandes cambios en torno a las diversas religiones.
    22.La iglesia se acerca cada vez más a la inspiración 'vía satelital'.
    23.Se crean teorías de la conspiración permanentemente, para explicar los grandes problemas económicos, políticos, sociales, religiosos y medioambientales.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con mucho de lo que expresas, porque, enfoca realidades que afectan a muchas personas que tienen un corazón sincero y dispuesto para un Dios verdadero, que son manipulados con doctrinas de hombres. Deseo con todo respeto expresarte mi punto de vista desde mi experiencia con Dios, y mi paso por varias congregaciones e iglesias donde cada vez sentía más ausencia de Dios.
    Dicen que “la mente es como el agua, cuando está en calma puede reflejar la hermosura que hay en derredor, y cuando está en confusión puede tener el paraíso en frente y no lo puede ver, ni percibir”. Por tanto respeto y me parece viable lo que expresas de este cansancio, que seguramente muchas personas comparten y sienten
    Llevo 13 años en la iglesia Ministerial, llegué confundida, amargada, pobre física y espiritualmente. Hoy puedo expresar en estos ámbitos las transformaciones que Dios me ha dado. Si. Alguna vez sentí ese cansancio, más que cansancio, sentí hastío, y comparto algo de lo que nombras en apartes de esta reflexión. A veces lo que más hastío nos causa en lo que realmente rechazamos de nosotros mismos; sin embargo hoy puedo decir con absoluta libertad y convicción de la felicidad que siento de haber conocido una iglesia donde realmente puedo sentir y vivir la manifestación de Dios, no de un predicador que hable muy bonito, sino del Dios real.
    Esto no lo pude vivir en ninguna otra congregación donde estuve, porque realmente fue cuando abrí el corazón a recibir, a aceptar su voluntad, para cambiar actitudes y comportamientos que frenaban mi crecimiento en todos los sentidos, cuando pude decir que conocí a Dios, cuando le escuché por primera vez. Pero es algo que cada persona puede expresar desde su punto de vivencia, y comprender solo estando dentro.
    Aprendí a diezmar, y no sufro por ello, porque puedo ver el crecimiento que genera. Respeto, amo y aprecio la persona que lleva el ministerio como un líder espiritual y así lo hacemos multitudes que entendimos la diferencia entre idolatría y respeto. Porque la gloria es para DIOS.
    Dios desde la antigüedad enseñó Dios a gobernar, puso reyes y gobernadores, les dio capacidades, enseñó leyes y estatutos en todo sentido, que hoy es la base de constituciones políticas en todo el mundo. Me parece lo más normal que hoy esto suceda, así que si Dios permite que hayan cargo políticos y puede verificarse la transparencia de cómo lo desarrollan, no es del hombre con sus debilidades es de Dios.

    ResponderEliminar
  10. Pastor, sólo queda la reflexión y la acción, el afán a matado la fe, en muchos pastores y en los fieles, producto de que no entendemos la palabra como corresponde, siempre se busca la fama, el dinero y la admiración de los demás por cada palabra que se dice en la iglesia que muchos han perdido el norte y se han olvidado de nuestro señor, de que sirve tener grandes iglesias, si la gente sólo va a escuchar lo que quiere escuchar y el pastor dice lo que la gente quiere oír, pero en verdad no es lo que debieran decir, muchos se pierden y cansan porque deben lidiar con este tipo de cosas, estamos en un mundo que no le interesa la palabra de Dios. Todos tenemos el derecho a cansarnos, pero debemos seguir adelante, ya que nuestro amor a Cristo es más grande.Pastor comparto sus palabras, y tiene todo el derecho a este cansancio, llegara el momento de descansar, quién mejor que Jesús para entenderlo, el sabe de su cansancio y entiende, y tenga por seguro que el no lo juzgara como otros que si lo harán. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  11. Pastor Ruben Dario:
    Es un escrito con una inteligencia aguda, directo y audaz, pero también conocedor de las realidades sociales y espirituales de los pueblos y de los valores evangélicos que subyacen a los intereses particulares que buscan sus propios intereses, siendo una realidad dolorosa, que al leer entiendo que usted muy bien conoce.
    Pero también debemos reconocer que hay muchos evangélicos que tienen sana intención de aplicar el conocimiento de Dios en sus congregaciones y que solo es necesario la visitación del Espíritu Santo con una unción renovada y que nunca se olviden de beber de la fuente de aguas vivas, como usted lo menciona.
    Dios le bendiga y derrame sobre usted su gloria!!

    ResponderEliminar
  12. Bien Ministro deseo compartir .... que particularmente.me deleito cuando leo la biblia y comparo la sencillez y la naturalidad de Jesús para predicar a multitudes...no necesito de micrófonos...de amplificadores de tecnología para dar a conocer el reino...es impresionante que lo que utilizo como púlpito fue una barca prestada,un monte de un collado alto.. Se dirigía al pueblo con palabras no rebuscadas..sino sencillas utilizando lo simple y lo cotidiano..pero en este afán de oír la doctrina..muchos se contaminaran adulterando lo que conforme a la palabra Hebreos 13;9,10 se dejan de llevar por doctrina falsa y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia y no con viandas,que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas...Es mi sentir que no perdamos la esencia del hijo de Dios...conservando así la naturalidad y la sencillez de nuestro maestro...arraigando lo que el mismo nos enseño..y aceptando la recomendación del Apóstol Pablo reteniendo lo bueno y desechando lo malo... Bye y Bendiciones para usted

    ResponderEliminar