miércoles, 30 de marzo de 2011

¿ Yo Celoso (a) ?.



video

Celos ¿ se pueden controlar ?

Las personas  desde que  nacemos ya somos totalmente dependientes . Evolucionar hasta conseguir la madurez  psíquica, implica el control de determinados afectos entre los que se incluyen los celos. Este sentimiento en concreto se refiere a nuestro miedo a no ser apreciado y querido lo suficiente por nuestra pareja, como consecuencia aparece la sensación en quien los sufre de en breve ser sustituido por alguien mejor. La persona celosa es insaciable, nunca encontrará suficientes " garantías " de la persona amada por más que esta le manifieste pruebas de afecto, amor y fidelidad.

Podemos diferenciar dos tipos de celos:  racionales, son comunes y se apoyan en el deseo de seguir con nuestra pareja y la preocupación de que ese vínculo se rompa por otra persona; y los irracionales, con una exigencia absolutista y un interés exclusivo hacia nosotros mismos.

Todas las personas somos celosas, es algo intrínseco a la raza humana y en otras muchas especies también se da. Este sentimiento es lógico y legitimo, lo contrario seria carecer del sentido de la  "propiedad "  sí así es, tu marido es tu marido y tu mujer es tu mujer, tu pareja es tu pareja etc. Siempre se manifiesta el tu. ¿ pero donde está el limite ? Se podría decir que hasta  que los temores de uno coarta las libertades - establecidas en toda relación de pareja del otro.


¿ por que unas personas son excesivamente celosas ? 

Básicamente por inseguridad. Se suele generar el la infancia, cuando en determinados momentos el padre nos separa de la madre ( el tambien necesita estar con la madre ) o un hermano nos resta protagonismo y atención - ¿ le quieren más a él que a mi ? etc.

Cuando desarrollamos celos irracionales "nos sentimos temerosos y desvalorados ante la posibilidad que la pareja se interese por otras personas y pueda llegar a  dejarnos". Esto hace que estemos   ansiosos, suspicaces o deprimidos.

La persona celosa trata de controlar las amistades de la pareja intentando evitar inseguridades internas que no tiene superadas acaparando en todo lo posible al otro y evitando así que la otra persona tenga acceso a todo lo que se encuentra fuera de la pareja, como son todos los contactos externos posibles, en definitiva quiere reducirla a un espacio donde solo exista el o ella y no poder comparar, puesto que el temor del celoso siempre es la comparación con otro, piensa que ante esa situación siempre saldrá perdiendo.

Los celos excesivos siempre provienen de un  psiquismo de la infancia que no se ha superado.

¿ que se puede hacer ?

Lo primero es afrontar el problema en un momento distendido, nunca bajo una discusión provocada por un ataque de celos. Ambos tienen que reflexionar acerca de lo que le gusta del otro y de lo que siente cuando se encuentra solo. El que sufre los celos por parte del otro, no debe de dejar sus amistades, es más debe defender sus relaciones y marcar claramente que estas al igual que él o ella forman parte de su vida, sin embargo el mero hecho de mantener una relación de pareja impone ciertos limites y compromisos para con ella, si estos no son aceptados, puede ser que el problema no sea del quien es celoso, cualquiera lo puede ser si la persona amada resulta ser proclive a la infidelidad. ( dicho esto en lenguaje coloquial y para dejar claro el concepto )

El problema de los celos no es un tema sencillo de solucionar, se pueden recomendar unos consejos básicos, pero como norma general  tienen que ser tratados por un psicólogo, ya que se necesita de un completo estudio de la persona y no en pocas ocasiones  ayuda farmacológica. Dependiendo del nivel en que se encuentre, si este es alto, la persona que los sufre puede llegar a ser peligrosa no solo de la persona que supuestamente ama, sino para la que le provoca los celos.  En Colombia, a través de las EPS, como en países de Europa este recurso es gratuito previa solicitud y evaluación.

Lo fundamental, es que la pareja lo hable con naturalidad, no deja de ser un problema más que tiene solución, primero hay que reconocerlo y a continuación poner manos a la obra, y si es posible desde los primeros indicios, con amor casi todo se puede. De no hacerlo así, la  relación de pareja irremediablemente no lo soportará, y no siempre termina con la simple separación.

Desafíos de la Vida - Más Allá de Su Control... Un Testimonio

Soy una mujer de 42 años y sufrí mucho por motivos de mis celos enfermizos. Destruí mi hogar, mis hijos por causa mis pasiones incontrolables. Ahora aprendí a manejarlos y controlarlos, gracias a la ayuda de Dios. Enfrentamos nuestros mayores desafíos cuando luchamos para encontrar amor, seguridad, y la certeza de que la vida verdaderamente tiene sentido. Nuestros miedos, comportamientos enfermizos, y excesivas luchas emocionales se derivan de nuestra inhabilidad para interpretar y sobrellevar correctamente nuestras circunstancias y sentimientos. Ya sea que luche con el dolor crónico, el perdonar la infidelidad, o el tratar de concebir, es posible avanzar más allá de ese lugar de desesperanza.

Al pasar de los años, he aprendido cómo lidiar mejor con mis ataques de celos. Encuentro consuelo en mi fe en Dios. Jesús dijo: “… les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20). Tengo consuelo al saber que Jesús está siempre conmigo, incluso durante un ataque de pánico.

Oro inmediatamente a Dios. La Biblia dice: “Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes” (1 Pedro 5:7). Elegir tener confianza en lugar de miedo no es fácil cuando estoy teniendo un ataque de celos. Cuando oro durante un ataque de celos, me doy cuenta que no estoy sola. La consoladora presencia de Dios saca el aguijón del ataque.

Si no conoces al Señor como tu salvador, deberías considerar encontrar paz en medio del pánico en los amorosos brazos de Jesús. Yo conocí al Señor a través del consuelo y la libertad que encontré al leer la Biblia durante los momentos de temor intenso.

Aunque el miedo me ha confinado, Dios tocó mi corazón y me dio la fortaleza para salir de mi zona segura. Yo sé que él puede hacer lo mismo por ti. 

Si usted enfrenta una situación difícil, confíe que Él le proporcionará el consuelo, la fortaleza, y la sabiduría que necesita para continuar hacia su meta (Isaías 43:1-2). Al poner nuestra fe en Dios nos desentendemos de nuestros problemas. "Yo te amo, oh Jehová, fortaleza mía. Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador. Dios mío, fortaleza mía, en Él confiaré. Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio" (Salmo 18:1-2). Dios nos dio a Su Hijo, Jesucristo, para llegar más allá del tiempo, de los desafíos de la vida, y hasta de la muerte, para salvarnos.

Dios te bendice grandemente.

Rev. RUBEN DARIO DAZA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada