lunes, 15 de agosto de 2011

Enseñanos a contar bien nuestros dias






Enséñanos a contar bien nuestros días

El Salmo 90: 12-14: es un texto relevante en los días actuales y dice, así:

12 ¡Enséñanos a contar bien nuestros días,
para que en el corazón acumulemos sabiduría!
13 Señor, ¿hasta cuándo te volverás a nosotros?
¡Calma ya tu enojo con tus siervos!
14 ¡Sácianos de tu misericordia al empezar el día,
y todos nuestros días cantaremos y estaremos felices!


El Tiempo es algo muy serio. Lo reconocen aquellos que, por cualquier razón, ya no disponen más de él. Aquella mujer lloraba diciendo: "Si yo hubiese llegado un minuto antes, mi hijo no se hubiera muerto". O de aquel padre de familia que en sus momentos de dolor y tristeza cuando su hogar ya estaba todo destruido, dijo: "si yo pudiese regresar en el tiempo, gastaría mi vida en estar con mi familia más tiempo y de llevar una relación más intima con Dios".

Mi propósito es reflexionar sobre ese material escaso, intangible, no renovable y caprichoso que llamamos tiempo. Las canciones, poemas, oráculos, mitos y cuentos nos hablan del tiempo, celebres científicos y filósofos hicieron su aportación al respecto, legándonos como prueba palpable de su inspiración, calendarios gregorianos, despertadores, cronómetros, agendas electrónicas y la paradigmática frase: “El tiempo es oro”. Como elemento intangible que es, el tiempo no se gana ni se pierde, sino todo lo contrario, paradójicamente, el tiempo es relativo.



Albert Einstein ya había demostrado que la realidad temporal es relativa a cada objeto del universo, y que el tiempo es una “materia” inseparable del espacio; de tal forma que si físicamente es “materia”, entonces ésta no se crea ni se destruye, únicamente se transforma, según una de las principales leyes de la física.



Otra teoría interesante menciona que el "Tiempo es invención o es nada", esto lo afirma Henri Bergson. El tiempo es creador sutil e inventivo, en cada instante se trama y hace aparición lo nuevo, lo fresco, lo inesperado. Nunca sucede lo mismo, razona Bergson, porque la segunda vez que sucede algo es diferente de la primera sólo porque eso que pasó se está repitiendo. Las cosas todas, animadas o inanimadas, no son, sino están siendo, en proceso siempre, traspasadas de tiempo.


Leí en un libro de cuentos árabes la historia de un hombre pensativo, triste y que, al ser preguntado del por qué esa tristeza, él respondió lamentándose: "Acabo de perder la más preciosa de mis joyas: tallada con un pedazo de la piedra de la vida, confeccionada en el taller del tiempo, adornado con 24 brillantes alrededor de las cuales se agrupan 60 piedras preciosas menores". "Y lo que es peor", afirmando él, "una joya como esta, una vez perdida, jamás se recupera". Él se refería a un día de 24 horas distribuidos en 60 minutos cada hora.


No obstante, el tiempo es limitado, perpetuamente frágil.


Por esto Santiago da una bella definición delante de la pregunta:

Santiago 4:14

14 ¡Si ni siquiera saben cómo será el día de mañana! ¿Y qué es la vida de ustedes? Es como la neblina, que en un momento aparece, y luego se evapora.


La vida es como neblina que se disipa rápidamente, que aparece por un momento y luego se evapora. Y el Salmista complementa:


Salmos 103:14-16

Reina Valera Contemporánea (RVC):
14 pues él sabe de qué estamos hechos; ¡él bien sabe que estamos hecho de polvo!
15 Nuestros días son como la hierba: florecemos como las flores del campo,
16 pero pasa el viento sobre nosotros y desaparecemos, sin dejar ninguna huella.


Meditando en esta realidad, David entonces ora a Dios, exclamando: "12 ¡Enséñanos a contar bien nuestros días, para que en el corazón acumulemos sabiduría! (Sal 90:12).


En el texto la expresión: " a Contar bien nuestros días" significa aprovecharlos bien, vivirlos intensamente, esto es, darle el valor a las prioridades para que produzcan vida, bien estar, paz y aliviar nuestros dolores.


Dios no castigó al ser humano como él se lo merecía dejándolo el tiempo para que lo organice y haga con él lo que le plazca, para que ponga cada cosa en su debido lugar según su leal saber y entender.

Muy por el contrario, Él nos alerta con mucha calma, por su Palabra, mostrando que : "Todo tiene su tiempo determinado, y hay un tiempo para todo propósito debajo del cielo:

Todo tiene su tiempo


1 Todo tiene su tiempo,[a] y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora:[b]
2 Tiempo de nacer y tiempo de morir, tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado,
3 tiempo de matar y tiempo de curar, tiempo de destruir y tiempo de edificar,
4 tiempo de llorar y tiempo de reír, tiempo de hacer duelo y tiempo de bailar,
5 tiempo de esparcir piedras y tiempo de juntarlas, tiempo de abrazar
y tiempo de abstenerse de abrazar,
6 tiempo de buscar y tiempo de perder, tiempo de guardar y tiempo de tirar,
7 tiempo de rasgar y tiempo de coser, tiempo de callar y tiempo de hablar,
8 tiempo de amar y tiempo de aborrecer, tiempo de guerra, y tiempo de paz.


Eclesiastés 3:1 Este poema enuncia primero un principio general (v. 1) y luego enumera 14 pares de acciones contrarias (v. 2-8). Esta enumeración no pretende ser exhaustiva, pero abarca prácticamente la totalidad de las acciones que los seres humanos se ven inclinados o forzados a realizar durante su vida (entre los límites de su nacimiento y de su muerte: v. 2). De este modo, se pone de manifiesto algo que pertenece a la experiencia común: de dos acciones contrarias no se puede realizar más que una, y para hacer lo más conveniente en cada situación es preciso conocer el momento oportuno, ya que el éxito de una decisión depende en parte de la libertad humana y en parte de circunstancias y factores que el ser humano no elige y a los que está sometido. Cf. Ec 9.11.

Por lo tanto, "este es el día que hizo El Señor..." El día tiene que ser vivido como si fuese el último. Y para esto nosotros tenemos que olvidarnos del ayer: Olvidar el ayer no es borrar, pura y simplemente, el pasado, puesto que nadie vive sin él. Pero si es, el de no permitir que el pasado interfiera, causándonos problemas.


Existen personas que se la pasan en la vida lamentando los infortunios, las desgracias y derrotas; viven rumiando y rezongando entre dientes y echando en cara sus momentos difíciles. Es en este sentido que el ayer no puede existir.  Ellos cargan fardos pesados y son atormentados porque no son capaces de perdonar o por no sentirsen perdonados por Dios, por el prójimo y principalmente por ellos mismos.

Paulo ofrece una palabra de alivio cuando escribe la Carta a los Filipenses: " Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús (Filipenses 3: 13-14).

Por estas razones, tenemos autoridad y también condiciones de reprender aquellas personas que se la pasan "recordando y cobrando el ayer" del projimo, hiriendo como puñales afilados la vida de las personas por su pasado.


NO PENSAR EN EL MAÑANA:


El no pensar en el mañana no quiere decir en el sentido de descuido o de la omisión, o la falta de previsión, o la falta de planeación, pero sí siguiendo uno de los muchos consejos dejados por el propio Señor Jesucristo: "Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas" ( Mateo 6:34). ¿Si hoy es mi último día, para que entonces la preocupación con el mañana? Yo no puedo hechar el "ahora" contra el "tal vez". No puedo dejar que me atormenten con problemas que jamás me afligirán.

Y para su entendimiento, puedo decir que por lo menos existe una parte con relación a la voluntad específica de Dios que tiene con su vida sobre su futuro, es esta: Su posición espiritual y su destino eterno; son las dos unicas cosas que usted puede saber con certeza. Si usted está en Cristo ahora, es obvio que usted estará con Cristo en todos los momentos del futuro, del mañana. El resto de su futuro está oculto, hasta que suceda. Su carrera, su esposo, esposa, sus hijos, el lugar donde tendrá su casa, sus calificaciones como estudiante, su empleo, si ganará o nó una pensión por su labor de trabajo, las enfermedades, los accidentes, los viajes y paseos, sus honras y elogios que recibirá como persona, son parte de la voluntad de Dios, pero no son revelados antes del tiempo. Excepto su posición espiritual y su destino eterno, todo lo que va a suceder en su vida no puede ser previsto con absoluta certeza. Salvo aquella ley de la vida que El apóstol Pablo escribió en Gálatas 6:7-8: «No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna».

Lo invito para que pare y piense por un momento. Pudo alguien imaginar, cinco años atrás, lo que usted estaría haciendo lo que hace ahora, o se imaginó que iría pasar lo que pasó en estos últimos cinco años? Ninguno de nosotros lo sabía. Y tengo otras noticias para usted.

Usted ni siquiera imagina lo que va a suceder en los proximos cinco años.

El futuro es tan incierto, excitante, lleno de riesgos y tan maravilloso como los cinco años que usted vivió. Pero, sea lo que fuera lo que el mañana o el futuro le traiga, sepa que eso es absoluto, inmutable, incondicional y está en completa armonia con la naturaleza y el plano de Dios.

Nuestro tiempo es hoy. Hoy es el día de salvación, día de perdón, hoy es el día de reconciliación y poder decirle a su prójimo  "perdóname por haberlo ofendido", hoy es el día y su oportunidad para comenzar todo de nuevo, para plantar semillas de vida eterna, plantar semillas de esperanza y de alegría  semillas de amor, justicia, solidaridad y buenos relacionamientos, hoy es nuestro tiempo de sonreír  ... no espere hacer eso para "mañana" porque el Dios de la Vida cobrará eso de usted HOY, Acordemonos de que, de Dios nadie se burla, lo que el hombre siembra hoy, lo cosechará mañana.


Si HOY es nuestro día de vivirlo intensamente, entonces yo quiero darle unos consejos para usted...


1.- Que HOY USTED SEA: un verdadero agradecido por un más un día que Dios le dio  Hermanos sean agradecidos. Debemos entender que envejecer es un privilegio  Muchos jóvenes de hoy, que demuestran una salud de hierro y estructura corporal envidiable, no tendrán este privilegio. Sin embargo necesitamos saludar el amanecer con gritos de alegría, pues un día más en nuestras vidas es una dádiva sin precio.  Debemos alegrarnos con el prisionero condenado a la muerte que ganó más un día en la vida. Al fin y al cabo, el día de hoy es nuestra eternidad.

2.- En segundo lugar, que en el día de HOY, su propósito sea el de no destruir la vida, destruyendo el tiempo: Amigo, aquí en la tierra, solo disponemos de una vida, que es una medida de tiempo. Desperdiciando el tiempo, destruimos la vida. Un minuto perdido ya no vuelve más. ¿ Quien puede comprar un minuto? Cuando hacía visitación en los hospitales, me encontraba muchas veces con personas que pagarían una fortuna por vivir más un día de vida, por querer tener más un momento de respiración.


De ahí surge la gran pregunta: ¿Cuanto cuestan nuestras próximas horas?


Es por eso que, necesitamos huir de los matadores de tiempo, de los inútiles, que se quedan en casa sin producir nada que fomente para que la vida sea más plena y que no se tiene una buena conciencia de haber hecho la voluntad de Dios. De aquellos que les gustan de quedarsen mucho tiempo, horas y horas al frente de una televisión, que vida tan miserable y pobre sería esa, que vida tan mal gastada sería esta, que no se solidariza con los suyos y los que sufren.

Cortejar la inutilidad es robar alimento y las ropas que nos proporcionan calor de las personas que amamos y la ausencia de una vida sin suplir nuestras necesidades. No podemos ser ladrones. "Este es el día que el Señor hizo". Y este es el día que debemos vivirlo para su gloria y santidad.

En tercer lugar yo quiero recomendarle que: debemos hacer hoy los trabajos y obligaciones de hoy.

Es interesante ver que cuando pasé por mis primeros 40 años fue en esa edad que enfrenté una crisis, crisis de muerte y de esperanza, crisis de tinieblas para pasar a la luz maravillosa que el Señor nos trae cada mañana: la propia conciencia de que nos envicia en esa media edad me hizo desistir de querer ser héroe, conquistador, un semidios, el elegido especial. Desde ese momento hasta el día de hoy, camino cada vez más consciente de que muchos de mis esfuerzos, a veces leyendo, estudiando, trabajando, madrugando y pasando noches en blanco para "no perder tiempo" eran vanidad y correr detrás del viento.

Pero aprendí una cosa especial, delante de Dios... que yo soy muy frágil y que sin Dios no soy nadie. Por eso decidí recomponer mi vida espiritual en lo devocional y la comunión con Dios, ... aprendí a orar contemplativamente y redescubrí la meditación bíblica. Tal vez, el mayor descubrimiento que hago, en este tiempo que antecede a mi vida de adulto, es que yo quiero hacer en mi mayor vocación  el hacerme más humano, más tolerante, más permisivo. Deseo aprender a ser más generoso y ser un hombre sereno y tranquilo. Deseo reír  carcajadas contagiantes; quiero amar las cosas simples de la vida y contemplar más a la naturaleza; saber deliciarme con las exquisiteces del arte, de una buena película, jugar con los Niños, leer poemas y oír la mejor música. Necesito tener más simpatía con el pobre, recibir el perdido y darle mi mano al abandonado.

Hermanos y hermanas: Déjame decirte algo... muchas personas pierden grandes oportunidades por reaccionar demasiado tarde.

El Periodista brasilero Hélio Fraga, en su emocionante artículo "declaración de Bienes", publicado en los grandes diarios y periódicos del Brasil (es una lástima que no pueda hablar mucho de este titular del diario  por ser extenso), aquí este periodista relata su gran sufrimiento por haber perdido sus dos hijos.  Todo esto ocurrió porque dejó de atenderlos por las ansias de proporcionar para ellos una vida mejor y de cualidad, trabajando día y noche. Y concluyó:

¿Si el dinero no fue capaz de comprar la curación de un hijo amado que se drogó y murió; si el dinero no fue capaz de evitar la huida de mi hija que salió de mi casa prostituyéndose en las calles y, de ella no tengo más noticias, para que sirve todo este esfuerzo de ganar dinero? ¿Para qué? ¿Para que ser esclavo de él?

Yo cambiaría, yo cambiaría explotando de felicidad, todas las líneas de mi declaración de bienes de mi impuesto de renta, por las dos únicas que tuve que retirar como mis dependientes: los nombres de Luiz Octávio y de Priscila, mis dos hijos. Y como me dolió retirar estas líneas en la declaración de renta de 2006, año base de 2005.

Luiz Octávio mi hijo murió por una sobredosis a los 14 años y Priscila mi hija murió un mes antes de completar 15 años de Sida.

Es por esta razón que tenemos de acariciar nuestros hijos mientras estén pequeños, mientras estén con nosotros, pues mañana ellos ya se habrán ido, y no quede más tiempo.

Es por eso que tenemos que envolver de besos y cariños a nuestro esposo y esposa, rodearlos con palabras dulces, cooperación y dulces actos de consideración y apoyo, pues quien sabe lo que pasará mañana.

Necesitamos apoyar a nuestro amigos antes que ellos se vayan, precisamos ser más amigables, más leales, más sensibles, cómplices con sus vidas privadas, hay que llamarlos, visitarlos, siendo solidarios en las vicisitudes y momentos de dolor, AUXILIANDOLOS en las dificultades, pues nadie más soporta semejante homenaje tan póstuma, creo que ni el propio muerto.

Necesitamos apoyar a nuestros hermanos cristianos de los que se ofrecen para realizar un trabajo voluntario dentro de la iglesia, valorizar a los maestros de Escuela Dominical, nuestros líderes y jóvenes, el grupo de alabanza y apoyar a su pastor, diáconos y presbíteros (o ancianos gobernantes), antes de que ellos se marchen y partiendo para otros lugares abandonen sus cargos y la nostalgia se haga insoportable.

En Génesis 17: 23 Dios le dio una orden a Abraham, y él la realizó aquel mismo día  como Dios le ordenara". Abraham era obediente a Dios y Dios lo llamó de "amigo".

Hermanos... Obediencia dejada para otro día es desobediencia.!

La procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro) o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables; y esa actitud ha provocado verdaderos desastres a todos los cristianos.

la desobediencia nos lleva al fracaso, nos alcanza con la soberbia y rebeldía, y nos aparta de la voluntad del Señor y de la comunión con el Dios de la vida y la Justicia. La desobediencia nos lleva a la muerte, tristeza, causa el desamor, la intolerancia y la desesperanza.


CONCLUSIÓN

Y para concluir, muchos de nosotros no se han concientizado de la situación: la Parábola del rico insensato, dicha en la parábola de Jesús, registrada en Lucas 12: 16-21, es una gran realidad en muchas vidas de creyentes: «Un hombre rico tenía un terreno que le produjo una buena cosecha. 17 Y este hombre se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? ¡No tengo dónde guardar mi cosecha!” 18 Entonces dijo: “¡Ya sé lo que haré! Derribaré mis graneros, construiré otros más grandes, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes. 19 Y me diré a mí mismo: ‘Ya puede descansar mi alma, pues ahora tengo guardados muchos bienes para muchos años. Ahora, pues, ¡a comer, a beber y a disfrutar!’” 20 Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche vienen a quitarte la vida; ¿y para quién será lo que has guardado?” 21 Eso le sucede a quien acumula riquezas para sí mismo, pero no es rico para con Dios.»

Pero fíjense lo que Dios le dice: “Necio, esta noche vienen a quitarte la vida; ¿y para quién será lo que has guardado?” Así es el que atesora para si mismo y no es rico para con Dios.

Razón por el cual, a los jóvenes les participo este consejo: Acuérdate de tu Creador ahora que eres joven. No esperes a que vengan los días malos, y a que lleguen los años en que digas: «Vivir tanto no es motivo de regocijo.» Jóvenes sean personas de visión. Siembren la buena semilla, la buena Palabra de Dios, semillas de amor, de paz y justicia y justicia.

Y a todos apelo a su inteligencia para este consejo: 6 Busquen al Señor mientras pueda ser hallado; llámenlo mientras se encuentre cerca (Isaías 55:6). Buscar al Señor no significa apenas con ir a los cultos del domingo por la tarde como espectador pasivo...

Solamente la plena participación de su trabajo en las actividades de la iglesia local se desarrolla el carácter, el buen juicio y la tolerancia y la madurez espiritual. Efesios 4:16 dice así: de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. Este texto nos ordena a amarnos unos a los otros, a orar unos por los otros, a incentivarnos unos a los otros, a saludarnos unos a los otros, a servirnos unos a los otros, a aceptarnos unos a los otros y a cargar nuestros fardos pesados unos a los otros y a perdonarnos unos a los otros. A someternos unos a los otros, a ser dedicados y cuidadosos unos con otros. Esto es lo que significa ser un miembro de iglesia, desde el punto de vista bíblico. esas son sus responsabilidades familiares, que Dios espera que usted cumpla en la comunidad de su Iglesia. Ahora yo pregunto: ¿Con quien usted viene sirviendo de esta forma con su prójimo  actuando y sirviendo como miembro de iglesia?.


12 ¡Enséñanos a contar bien nuestros días,
para que en el corazón acumulemos sabiduría!
13 Señor, ¿hasta cuándo te volverás a nosotros?
¡Calma ya tu enojo con tus siervos!
14 ¡Sácianos de tu misericordia al empezar el día,
y todos nuestros días cantaremos y estaremos felices!




SOLI DEO GLORIA

REV. RUBEN DARIO DAZA B.

5 comentarios:

  1. Dios gracias por este nuevo día, por la oportunidad de tener un padre, que me enseña a través de su experiencia de vida, bendícelo para que su vida misma, la mía y la de todos los fieles lectores de este blog, seamos antorchas encendidas,sal de este mundo y bendición para nuestro entorno y así impactar nuestras naciones. Amen

    ResponderEliminar
  2. Hola Hijo, muchas gracias por tu aporte y participación. En verdad este blog ha sido de una gran bendición tanto para mi crecimiento personal como la alegría al sentir de que ya posee de fieles visitantes. Dios te guarde para siempre. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Buen trabajo siervo; creo que sera de bendicion para otros como lo fue para mi. Lo unico es que quien lo escribio fue Moises; y no David.

    ResponderEliminar
  4. He considerado la tarea que Dios ha dado a los hijos del hombre, para que se ocupen en ella.
    Todo lo hizo hermoso en su tiempo; también ha puesto eternidad en el corazón de ellos, de modo que el hombre no alcanza a comprender la obra que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin.

    Yo sé que no hay cosa mejor para el hombre que alegrarse y pasarlo bien en su vida. Y también, que es un don de Dios que todo hombre coma y beba y goce del fruto de todo su duro trabajo.

    Sé que todo lo que Dios hace permanecerá para siempre. Sobre ello no hay que añadir, ni de ello hay que disminuir. Así lo ha hecho Dios, para que los hombres teman delante de él.

    Aquello que fue ya es, y lo que ha de ser ya fue. Dios recupera lo que ya pasó. Dios les bendiga

    ResponderEliminar