miércoles, 3 de agosto de 2011

Sólo por Hoy… Caminaré En Confianza Aunque No sepa A Donde.





“Abraham salió sin saber adónde iba” Hebreos 11:8

Hoy he estado pesando y reflexionando acerca de la fe y determinación de Abraham tenía de seguir el sendero marcado por el Señor, aun sin saber a donde él iba. Mi reflexión llegó luego de leer un escrito del Hno. Oswaldo Chambers quién dice: “ Has caminado alguna vez sin saber a donde ibas? Si lo has hecho, sabrás que no hay respuesta lógica posible si alguien te pregunta lo que estás haciendo.

Una de las preguntas más difíciles de responder en la vida cristiana es: “qué piensas hacer”?. No sabes lo que vas a hacer. Lo único que sabes es el Dios si sabe lo que él está haciendo. Examina continuamente tu actitud respecto a Dios para ver si estás dispuesto a caminar en todas las áreas de tu vida, confiando totalmente en él.

EL Hno. Chambers sigue diciendo en su escrito: “Que esta actitud de estar seguro que Dios si sabe a donde él te lleva es la que te mantiene en constante expectativa, porque no sabes lo que Dios hará a renglón seguido. Cada mañana cuando despiertas, tienes una nueva oportunidad para ponerte en marcha edificando tu confianza en Dios. Por eso el Señor dijo: No os afanéis por vuestra vida, ni por el cuerpo.

En otras palabras no os inquietéis por aquellas cosas que os causan preocupación antes de salir. Le has preguntado a Dios que es lo que piensa hacer? Nunca te lo dirá. Dios no te cuenta sus proyectos, tan sólo te revela quién es él. Crees verdaderamente en un Dios de milagros, que te impulsa caminar en plena obediencia, hasta que no quede en ti capacidad de sorpresa por nada de lo que él hace?.

Cuando terminé de leer este párrafo de uno de los escritos de Chambers, quedé reflexionando acerca de si mi caminar diario con él es de absoluta confianza. Cerré el libro que leía y comencé a orar y en mi oración solo un gemir salió de mi alma, porque realmente lo único que quiero hoy es caminar con la misma determinación de Abraham de ir con él a donde él me lleve y no quiero preguntar nada, más lo único que quiero es descansar en Dios y tomado de su mano marchar confiado.

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos” Salmo 32:8.

Hoy me deleite leyendo una porción de los escritos de Hannah Hurnard y uno de sus escritos leí lo siguiente: “El Pastor y la oveja temerosa caminaron juntos a través de las arenas candentes del desierto, de pronto llegó un día, cuando inesperadamente el camino fue atravesado por otro sendero.

El pastor quietamente dijo a temerosa: Este es el camino por donde tu ahora seguirás. Seguidamente doblaron dejando atrás los lugares altos y llegaron al final del desierto. Finalmente se encontraron en la playa de un gran mar.

El pastor dijo a temerosa: “Recuerda, aún cuando parezca que te encuentras lejos de los lugares altos y de mi, en realidad no hay distancia que nos pueda separar. Yo puedo cruzar las arenas del desierto tan rápido como puedo cruzar las montañas de los lugares altos y pasar por los valles y llegar a ti cuando me llamas.

Esta es la palabra que yo ahora te dejo. Créelo y prácticalo con gozo. Mis ovejas oyen mi voz y me siguen” Si estas dispuesta a obedecerme, Temerosa, y seguir el camino que yo escojo para ti, entonces tu siempre serás capaz de oír y reconocer mi voz y cuando tu oyes mi voz siempre me obedecerás.

Recuerda siempre se estar segura de obedecer mi voz, incluso si pareciera que por los caminos por donde te llamo parecen imposible”.

Leí estas palabras y me quede meditando. Me vi reflejado en la oveja Temerosa y sentí que las palabras de ese pastor eran las palabras del Buen Pastor.

Estas no son palabras literales de la Biblia, es una alegoría escrita por Hannah, pero el fondo del mensaje si está en la Biblia, porque el Señor habló de ser el buen pastor y jamás un pastor deja a sus ovejas solas. Hoy se que el Buen pastor me instruirá y me enseñará el camino por donde ir y mi función hoy es oír su voy y obedecerla.

Señor, hoy quiero oír tu voz y obedecerla. Se que me instruirás y me enseñarás el camino . Señor, gracias por darme la oportunidad de seguir tu dirección por el sendero de la vida y hoy dejarme guiar por tu presencia. Señor, hoy quiero seguir tus pasos aunque no sepa a donde voy. Amén.

SOLI DEO GLORIA

REV. RUBEN DARIO DAZA B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada