martes, 11 de octubre de 2011

CRISTOESTIMA: EFECTOS DE LA BAJA AUTOESTIMA

 

CRISTOESTIMA: EFECTOS DE LA BAJA AUTOESTIMA



E
n el primer apartado de este fascinante tema, aprendimos lo importante que es NO vivir conforme a la corriente o a las pautas que marcan este mundo, puesto que vimos que son principios fundamentados en aspectos meramente carnales y viles. Asimismo comprendimos que los verdaderos criterios con los cuales un hijo de Dios debe de convivir son los espirituales ya que a partir de ellos brotan o vienen todas las demás cosas por añadidura, pero fundamentalmente por que nos han sido concedidos por Dios a coste de la sangre preciosa de su hijo Jesucristo.
Naturalmente que para realizar este cambio de pensamientos, se requiere de todo un proceso de limpieza interna en nuestro corazón, en el cual tendremos que desechar todas aquellas ideas que nos han mantenido sumidos en decepciones, tristezas y ansiedades, debiendo sanar todas las heridas del alma, al reconocer que somos y valemos lo que Dios dice que somos y valemos.
Es así como al realizar esta labor, podremos ser AL FIN LIBRES!!! y experimentar verdaderamente la libertada con la cual Cristo nos ha hecho libres, puesto que marcamos la pauta para el correcto y buen vivir cristiano. Este vuelco de pensamientos nos hace comprender lo valioso que somos para Dios y consecuentemente, provoca que tengamos una vida llena de gozo y de satisfacciones, elevando considerablemente nuestra autoestima hasta los niveles deseado por Dios, a lo cual hemos llamado CRISTOESTIMA.
Entendido lo anterior, en esta ocasión deseo compartir un poco acerca del aspecto de la BAJA AUTOESTIMA, puesto que ésta es justo “la piedra en el zapato” para NO poder desarrollar una vida plena con nuestro Padre Celestial. Abordaremos bíblicamente las consecuencias nefastas que pueden resultar de convivir con ella, con el propósito de aprender de ello y desecharla por completo de nuestro corazón.
a. El caso del Rey Saúl:

Como todos sabemos, Saúl fue elegido como el primer rey de Israel, esto implicaba que contó con la anuencia de parte de Dios para recibir esta grandísima designación y notable responsabilidad en cuanto a la dirección de su pueblo amado (1 Samuel 9,16).
Es evidente entonces, que este hombre gozó de un privilegio ENORME ante los ojos de Dios, sin embargo un mal día todo su buen desempeño como rey comenzó a ser echado por la borda, veamos como fue que sucedió:
1ª Samuel 18,2:
6 Aconteció que cuando volvían ellos, cuando David
volvió de matar al filisteo, salieron las mujeres de
todas las ciudades de Israel cantando y danzando,
para recibir al rey Saúl, con panderos, con cánticos
de alegría y con instrumentos de música.
7 Y cantaban las mujeres que danzaban, y decían:
Saúl hirió a sus miles, Y David a sus diez miles.
8 Y se enojó Saúl en gran manera, y le desagradó
este dicho, y dijo: A David dieron diez miles, y a mí
miles; no le falta más que el reino. 9 Y desde aquel
día Saúl no miró con buenos ojos a David.

Como lo mencionamos anteriormente, la declive del reinado de Saúl inició cuando éste se molestó porque el pueblo de Israel dio un mayor crédito a un tal pastor de ovejas de nombre David, por sobre su figura de rey. Saúl consideró una tremenda ofensa que se le llegase no solo a comparar con ese pastorcito, sino incluso a superar su "supuesta" categoría.
Este molestar en Saúl permite comprender entre muchas otras cosas, la deficiente autoestima que poseía, puesto que evidenció un fuerte temor con respecto a llegar a perder la posición política y espiritual de rey que gozaba frente a Israel (vr.8). Saúl puso al descubierto el bajísimo nivel de confianza que poseía sobre sí mismo y sobre la designación de parte de Dios que pesaban sobre sus hombros con respecto a la conducción de su pueblo.
Tomando en cuenta este interesante ejemplo de Saúl y aplicándolo hacia nuestra vida práctica, podemos concluir que nuestra autoestima comienza a deteriorarse desde el preciso instante que perdemos de vista quiénes somos ante Dios y lo mucho que valemos para Él. Saúl erosionó su autoestima desde el momento en que prestó mayor atención a lo que decía la gente acerca de él, en lugar de recordar el privilegio que un día tuvo de ser designado como "el ungido" de Israel. Para su propia desgracia Saúl olvidó la posición espiritual que gozaba ante los ojos de Dios y esta distracción fue precisamente la que marcó el inicio de su propia ruina.
Cuantas veces nos suceden situaciones similares a las sucedidas al rey Saúl? Olvidamos con frecuencia nuestra posición espiritual como hijos de Dios y damos mayor valor a criticas o señalamientos ajenos a Él. (véase circulo de la Cristoestima de la primera parte de este estudio). Pasamos por alto que valemos tanto para Él como la mismísima niña de sus ojos (Salmos 17,8); y este grave error pasó factura al reinado de Saúl.


Lamentablemente vivimos en una sociedad en la que hemos sido mal enseñados a vivir conforme a las expectativas de los demás. Por el contrario, no hemos aprendido a enfrentar los rechazos de la gente y esto incide negativamente en nuestra autoestima. Es por tal razón, que constituye un principio de crecimiento y madurez espiritual, el hecho de sentirnos bien con nosotros mismos CON TOTAL INDEPENDENCIA de lo que otros piensen o digan de nosotros, sean éstas cosas buenas o malas, sean criticas o elogios. Siempre será más importante que prestemos mayor atención a nuestros valores espirituales como hijos de Dios, obtenidos gracias al sacrificio del Señor Jesús, en lugar de dedicar toda nuestra atención hacia las necedades proferidas por el mundo.
Nótese que las palabras del canto de victoria declaradas por el pueblo de Israel, produjeron un fuerte golpe a la autoestima del rey Saúl, ya que éste pensó que se ponía en riesgo su lugar o posición frente a Israel, pensó que podía perder una posición o un referente con el cual él se sentía importante ante los ojos de los demás, cuando en realidad su valor e importancia devenía directamente de su designación por parte de Dios como rey de ese pueblo y no por el juego de palabras empleadas en dicho cántico.
La inseguridad que manifestó Saúl sobre sí mismo, de inmediato, le produjeron sentimientos de inferioridad, puesto que dejó de sentirse amado e importante y como consecuencia de esto mostró un temor excesivo al pensar recibir un rechazo por parte de la gente. Esta falta de confianza y de Cristoestima en su corazón, menoscabó su buen uso de la razón, dando lugar a celos y envidas que no son más que obras infructuosas de la carne según lo establece Gálatas 5,22.
1 Samuel 18,9-10:
9.Y desde aquel día Saúl no miró con buenos
ojos a David.10. Aconteció al otro día, que
un espíritu malo de parte de Dios tomó a Saúl,
y él desvariaba en medio de la casa. David
tocaba con su mano como los otros días; y tenía
Saúl la lanza en la mano.


Según estamos comprendiendo, la baja autoestima puede producir efectos sumamente dañinos y destructivos sobre el ser humano. Saúl fue un claro ejemplo de esto, puesto que cometió el error de permitir “la puesta del sol sobre su enojo” con respecto a David (Efesios 4, 26-27), en otras palabras no supo manejar su ira y esto produjo una grave raíz de amargura en su corazón, pecando así ante la presencia de Dios y resultado de su actitud, permitiendo el ingreso a su vida de un espíritu diabólico, mismo que no dejó de atormentarle hasta conducirlo al fin de sus días.
1 Samuel 31, 4-6:
4. Entonces dijo Saúl a su escudero: Saca tu espada,
y traspásame con ella, para que no vengan estos
incircuncisos y me traspasen, y me escarnezcan.
Mas su escudero no quería, porque tenía gran temor.
Entonces tomó Saúl su propia espada y se echó sobre ella.
5. Y viendo su escudero a Saúl muerto, él también se
echó sobre su espada, y murió con él.6. Así murió Saúl
en aquel día, juntamente con sus tres hijos, y su escudero,
y todos sus varones.


Insisto, Saúl cometió el gravísimo error de olvidar que un día Dios le había concedido el titulo meritísimo de rey sobre su pueblo Israel, prestando mayor atención a lo que gente decía sobre él, lo cual brindó la oportunidad para que el adversario invadiera su corazón, logrando los objetivos que Jesús proclamó en Juan 10,10 consistentes en hurtar, matar y destruir.


Sobre este impresionante ejemplo bíblico podemos aprender lo importante que es colocar a Dios en la mayor escala de valores en nuestras vidas, lo cual no es más que amarle por sobre todas las cosas y de esta forma viviremos una vida alejada de tristezas y negatividad, aceptando que somos felices y poseemos paz en nuestro corazón gracias a los logros obtenidos en nuestro favor por parte del Señor Jesucristo, es decir, sin tomar en cuenta cualquier clase de critica destructiva o señalamiento de los demás. A esto se refiere Isaías 53,3 cuando señala que "el castigo de nuestra paz fue sobre él...". Por si esto no fuera suficiente, la cristoestima en nuestro corazón nos mantiene alejados de las acciones dañinas de Satanás, mismas que incidieron negativamente en la vida de Saúl.


b. El enfermo del estanque llamado Betesda:
Otro aspecto que deseo exponer y que igualmente produce vivir con una baja autoestima, consiste en el hecho de manifestar lástima hacia nosotros mismos, puesto que similar al caso de Saúl, es un sentimiento que resulta de pensamientos de inseguridad e inferioridad. La lástima hacia uno mismo es una emoción destructiva que nos paraliza y nos mantiene atrapados en un mundo “conforme al corazón de Satanás”, puesto que nos hace creer equivocadamente que no somos responsables sobre nuestros propios actos y nuestras propias vidas.
Juan 5, 2-9:
2.Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas,
un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene
cinco pórticos. 3En éstos yacía una multitud de enfermos,
ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento
del agua. 4Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo
al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía
al estanque después del movimiento del agua, quedaba
sano de cualquier enfermedad que tuviese. 5Y había allí
un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba
enfermo. 6Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba
ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? 7Señor,
le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el
estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy,
otro desciende antes que yo. 8Jesús le dijo: Levántate,
toma tu lecho, y anda. 9Y al instante aquel hombre fue
sanado, y tomó su lecho, y anduvo.

Antes de analizar con detenimiento este relato, es muy importante reflexionar sobre cual fue la pregunta que hizo el Señor Jesús al hombre?. Nótese que únicamente le preguntó ¿Quieres ser sano?, Jesús fue sumamente especifico en su cuestionamiento, esperaba por lo tanto, una respuesta en este mismo sentido. Sin embargo, el enfermo se limitó a dar toda una lección de oratoria improductiva sobre los motivos o razones por las cuales consideraba que persistía con su enfermedad.
Este es otro claro ejemplo de una manifiesta acción de baja autoestima ya que el resultado de no amarnos a nosotros mismos, contrario a lo que exige el segundo y gran mandamiento. Esta baja autoestima produce también el buscar excusas para justificar nuestros propios fracasos, para resistirnos a los cambios, para decir “no es mi culpa”, para mantenernos cómodamente en el mismo estado de pobreza mental en el cual hemos sido sumidos gracias a nuestro desconocimiento acerca de la Palabra de Dios.
Al igual que el caso del anciano de Betesda, la autoestima deficiente nos hace pensar que siempre seremos unas victimas desvalidas de nuestra propia situación, en lugar de tomar una acción victoriosa y suficiente para poder cambiarla, reconociendo primero que todo, que los que esperan en Jehová tendrán NUEVAS FUERZAS como las de un águila (Isaías 40,31), recordando que Dios puede aumentar nuestras fuerzas como las de un búfalo (Salmos 92,10).
Lo peor de todo esto, consiste en que esta clase de baja autoestima provoca que NO nos sintamos merecedores de recibir las bondades de Dios al privarmos de vivir una vida en abundancia diseñada por Dios a nuestra medida para que la disfrutemos.
2 Corintios 4,4
En los cuales el dios de este siglo cegó el
entendimiento de los incrédulos, para que no les
resplandezca la luz del evangelio del la gloria de
Cristo el cual es la imagen de Dios.
El “dios de este siglo”, el archi-enemigo de Dios y quien también es nuestro enemigo, esta teniendo sumo éxito en su labor de colocar un velo en los corazones de los hombres para que no pueda resplandecer la luz del evangelio que promueve la CRISTOESTIMA como una de las llaves para nuestra felicidad sobre la tierra. Sin embargo, la buena noticia es que justo para esto apareció el hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo (1 Juan 3,8); y nosotros como seguidores de Él, no podemos hacer menos que esto tampoco.
Cuando sientas desfallecer y creas que el mundo se te viene encima, es cuando más debes de sacar a relucir la Cristoestima que habita dentro de tu corazón; reconociendo que tienes al alcance de tu mano a Jesucristo para poder ayudarte, el cual no se comporta nada insensible con tu situación, ya que según lo expresa hebreos 4,15, él SE COMPADECE de tus propias debilidades como ser humano, ya que ha experimentado toda clase de sufrimientos, al afirmar la Biblia que fue tentado EN TODO según tu misma semejanza en la carne, pero sin pecado.

ES TIEMPO DE RECTIFICAR:

A ti que has vivido con sentimientos de frustración, decepción o negatividad por situaciones que lamentablemente se presentan en la vida a causa del pecado original de Adán y no por la voluntad de Dios, a ti te digo que hoy es un gran día para rectificar!!!
Hoy es un buen día para eliminar de sentimientos de inferioridad, inseguridad, miedos, pesimismos y todo cuanto este mermando tu corazón para ser verdaderamente libre. Es tiempo de dejar de comportarte como el rey Saúl o como el enfermo del estanque de Betesda y tomes una clara línea de acción para resolver cualquier clase de dificultad que se te presente en la vida sin protestas, quejas, o cualquier clase de excusas, sabiendo que cuentas con el respaldo de Dios para que vivas una vida en abundancia, llena de salud y prosperidad (3 Juan 2).

Efesios 1, 17-19:
17. para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo,
el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de
revelación en el conocimiento de él, 18. alumbrando los
ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es
la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas
de la gloria de su herencia en los santos, 19. y cuál la
supereminente grandeza de su poder para con nosotros
los que creemos, según la operación del poder de su fuerza.

El Apóstol Pablo esta en esta ocasión intercediendo ante Dios para que personas como tú o yo, logremos en verdad llegar a discernir en lo más profundo de nuestro corazón todas las bendiciones y riquezas que actualmente nos han sido dadas por Dios y que por desconocimiento a su voluntad nos encontramos privando de disfrutar.
Saca a relucir tu Cristoestima!!!!, que importa lo que digan los demás?. Honra dignamente tu titulo de Hijo de Dios por todo lo alto, puesto que ha costado nada más y nada menos que el tremendo sacrificio de la sangre preciosa de Jesús en la cruz del Calvario.
Pon tus ojos en Cristo Jesús!!!, quien en ningún momento puso su mirada en las criticas de los demás (entiéndase Escribas, Fariseos, Jueces del Sanedrín, Políticos romanos, etc.). Él SIMPLEMENTE puso sus ojos en el gozo en lo que estaba por delante de la Cruz, menospreciando cualquier clase de opinión o señalamiento de hombres sino en los tesoros que espera recibir y fue gracias a esta Cristoestima dentro de su corazón, que recibió como recompensa el hecho que hoy en día se encuentre sentado a la diestra del trono de Dios (Hebreos 12, 2).
Siéntete como el hijo del Rey que verdaderamente eres!!! y te garantizo que a partir de ese mismo instante tus pensamientos y acciones responderán positivamente a este grandioso sentimiento y es cuando verdaderamente tu vida comenzará a cambiar.









Este artículo fué postado por el Pastor Max Ventura (Teólogo Bíblico), de la Iglesia de la República de El Salvador (América Central).

SOLI DEO GLORIA

5 comentarios:

  1. Rev. Daza, este tema es muy interesante y actual en el mundo de la cristiandad, ojalá pudieramos leer temas de esta categoria. Dios te bendiga. Un abrazo desde Houston, Texas, USA.
    Robert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DIOS LOS BENDIGA, ORE MUCHO A DIOS PARA QUE ME REVELARA UNA ENSEÑANZA COMO ESTA. HA EDIFICADO MUCHO MI VIDA. GRACIAS Y QUE DIOS LOS CONTINUE USANDO. Desde COLOMBIA Janeth "sierva de Dios"

      Eliminar
  2. Yo no sé si para el autor de este escrito está confundido y forzó el texto bíblico de una manera aberrante para justificar su pensamiento. El enfermo del Estanque de Betesda, que es un pasaje hermosísimo... decir que No fué curado por causa de su baja autoestima. Eso es ridículo. El texto en ningún momento quiere menospreciar a ese enfermo que estaba allí, y no fue por causa de su autoestima que no podía ser curado o que no estaba a la altura para recibir ese milagro. Eso es mentira. El texto si dice que la bondad, la gentileza, la sensibilidad de Jesús y su amor para con los pobres y enfermos discapasitados que ni siquiera pueden moverse, estaba ahi para con ellos. El texto hace resaltar que Jesucristo es el Salvador, el que sana todas sus dolencias... que su misericordia trasciende horizontes jamás visto para con sus semejantes. Jesucristo no exalta la enfermedad como algo para darle la bienvenida... todo lo contrário él sale al encuentro de los prisioneros por el pecado, de los enfermos y endemoniados para libertarlos, esos gestos de cariño y poder es para darle al hombre libertad y descanso. Por favor tengan cuidado de publicar este tipo de cosas. Señor editor usted es muy inteligente y no permita que escritores escriban cosas para forzar sus ideas, de ahi vienen las herejías y los problemas con nuestra fe.

    ResponderEliminar
  3. Doy gracias al Padre por su Amor, y por darnos a hermanos como ud. que desean guiarnos a la libertad de los Hijos de Dios. Que Dios lo bendiga y que estas palabras se hagan realidad en mí, y en todos los que las léan. Daniel Cocca - Formosa, Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran alegría poder leer sus comentarios Daniel Cocca. Mientras estemos en comunión con Dios, veremos la Gloria de Dios en nuestras vidas. Que Dios continúe guiando tus pasos, dándote fortaleza y apoyando en todos tus caminos. Bendiciones!

      Eliminar